fbnoscript
22 de mayo de 2020

Las autoridades de la UBA, en una realidad paralela

Por Lucía Miguez
UJS Medicina

El diario Perfil, difundió el lunes 18/5, una entrevista al rector de la Universidad de Buenos Aires, Alberto Barbieri, en la cual hizo referencia a la virtualización forzosa a la que hemos estado sometidxs lxs estudiantes y docentes desde el inicio del cuatrimestre, en el marco de la pandemia por Covid-19. Junto a varios dichos polémicos, Barbieri declaró que "la UBA es la universidad con más alumnos online del mundo", con unxs 280 mil estudiantes cursando y con 70 mil nuevxs inscriptxs en UBA XXI. Sin embargo, no menciona la enorme cantidad de estudiantes que ha desertado en sus cursadas, imposibilitadxs de llevarla adelante por no contar con los elementos necesarios (desde internet o computadora hasta incluso un lugar en sus hogares donde poder estudiar, etc.).

También afirma que la suspensión de clases presenciales “los tomó de sorpresa, pero no desprevenidos” y que “de todas maneras, estaban listos para reforzar la virtualidad y arrancar la actividad de las 103 carreras de esa manera”. El rector Barbieri se olvida o, mejor dicho, decide omitir que una gran parte de las materias de las carreras de la UBA no arrancó las clases y que otras no estaban ni cerca de estar preparadas para afrontar la virtualización. En el caso de la Facultad de Ciencias Médicas, esto se agrava debido a que la mayor parte de las materias cuentan con formación práctica, esencial para el entendimiento de nuestra profesión. Lo mismo se repite para Facultades como la de Odontología, Veterinaria y Agronomía. Barbieri no solamente omite esto, sino que refiere que las casas de estudio mencionadas se inscribieron a la nueva realidad. Lejos de esto, lxs estudiantes y docentes hemos sufrido el abandono por parte de lxs decanxs frente a la imposición de la virtualidad, sin dar recursos materiales ni económicos para llevar adelante nuestras cursadas, y de los centros de estudiantes alineados a las gestiones de las mismas facultades. Estos se callan la boca con respecto al vergonzoso desempeño que están desarrollando las autoridades de la UBA y funcionan meramente como una secretaría más, cuando son quienes deberían estar en la primera línea de defensa de nuestros derechos.

Por último, el rector de la UBA afirma que “en un mes, sumamos dos mil a los diez mil docentes que ya teníamos entrenados en la educación virtual”. Según el último censo de la Universidad en 2011, hace casi 10 años contábamos con alrededor de 29 mil docentes, un número que ya se encontraba muy lejos de la realidad porque dejaba afuera a un gran número de docentes ad honorem. Pero hoy resulta ridículo creer que ese es el número que contamos de docentes, cuando solo entre las Facultades de Ciencias Económicas y de Ciencia Médicas suman cerca de 15 mil ad honorem. No es necesario aclarar que lxs 12 mil docentes preparadxs para enseñar de manera virtual son insuficientes, pero sí señalar que el rectorado de la Universidad utiliza este número para darle algún tipo de legitimidad a la enorme explotación que está sufriendo el cuerpo docente. Hoy en día, el sector docente es de los más golpeados por la crisis económica que Argentina vive: recortes de salario, paritarias a la baja, despidos y suspensiones, son solo algunos de los ataques a los que se han enfrentado estos años. Todo esto se suma a la enorme precarización laboral a la que están sometidxs, donde lxs docentes ad honorem se encuentran en la cima, como ejemplo máximo de esa misma precarización y explotación. En el marco de la pandemia por Covid-19, lejos de dar un canal a los reclamos y reivindicaciones de lxs docentes, el rector de la UBA decide ignorar una vez más a este sector y sostener la virtualización forzosa sobre la espalda de docentes cada vez más precarizados, en sintonía con la idea del gobierno nacional de descargar la crisis sobre lxs trabajadores.

Los dichos del rector Barbieri lo ponen muy por fuera de la realidad que vivimos en la Universidad. Docentes y estudiantes debemos organizarnos por la defensa de nuestros derechos y de un programa de reivindicaciones propias, buscando generar instancias de deliberación colectiva como asambleas interclaustro y por facultades para enfrentar la crisis.

Rechazamos la deserción estudiantil que implica la virtualización forzosa y la obligatoriedad de las evaluaciones a la que nos somete la gestión de la UBA. Lxs estudiantes necesitamos la regularidad incondicional. Para proteger el salario docente, es necesario que no haya ninguna rebaja salarial más y el inmediato cumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo Nacional. Salario ya para lxs docentes ad honorem, quienes hoy en día sostienen las cursadas virtuales.

 

Compartir

Comentarios