fbnoscript
16 de noviembre de 2018

Colegios preuniversitarios: abajo los rectores del Consejo Superior

El empujón que el saliente rector del Nacional Buenos Aires, Gustavo Zorzoli, le dio esta semana a un estudiante es la foto que mejor retrata al decadente régimen de imposición sobre los colegios preuniversitarios que rige en la UBA. Como viene ocurriendo, en las próximas semanas, ya cerca de nochebuena, los decanos y consejeros del Consejo Superior buscarán elegir a los rectores que gobernarán el Pellegrini y el Buenos Aires durante los próximos cuatro años.

El rechazo a este método –que incluye la elección previa de una terna de candidatos por parte de los consejos de los colegios (aunque el Consejo Superior, si quiere, puede no tenerla en cuenta)- se hizo público el jueves pasado, cuando una asamblea a contra-turno definió impulsar la toma del Buenos Aires que continuó durante esta semana con una seguidilla de “pernoctazos” y una votación unánime de más de 500 estudiantes en pos de cuestionar la estructura jerárquica que gobierna el colegio hace años y que ya no va más.

Ya las estudiantes del colegio habían puesto de manifiesto, en su acto de graduación, cómo esa estructura servía a proteger a lo más rancio del Nacional, un conjunto de profesores, regentes y autoridades que practicaban abusos y actos de acoso contra sus alumnas. La historia es similar en el Pellegrini, que durante diez años consecutivos debió pelear para separar a Héctor Mastrogiovanni, un patotero misógino de la burocracia de UTE-Ctera que fue protegido por todos los rectorados de turno. La impunidad es tal que Roberto Rodríguez, otro hombre fuerte de Ctera denunciado por las graduadas, tuvo el tupé de presentarse ahora como candidato a rector del Buenos Aires.

La reacción de Zorzoli frente al movimiento que cuestionó la elección antidemocrática no se hizo esperar: cerró el colegio durante tres días para evitar la ocupación y alargó el calendario escolar hasta el ¡28! de diciembre, sin extender las faltas, con el antecedente de haber quitado las mesas de diciembre. De esta manera, a muchos estudiantes que se podrían quedar libres se los amenaza con la lisa y llana expulsión del colegio para contener cualquier propuesta.

Límites políticos

En este cuadro, la actual conducción del Centro de Estudiantes (Cenba) ligada a Patria Grande falló en su función más elemental: la de unir a les estudiantes por nuestros reclamos. La improvisación que marcó a los “pernoctazos” favoreció la división. Es la consecuencia de un centro que no preparó esta lucha con el conjunto de les estudiantes. Ahora, en vez de generar la discusión de un plan de lucha masivo con les que estudiamos y trabajamos en el CNBA para conquistar nuestras reivindicaciones, los representantes del Cenba tienen la ilusión de que van a lograr la “democratización” del colegio en reuniones privadas con las autoridades de la UBA. Es una fantasía infantil que ignora los intereses que hay detrás del reparto de los colegios y la propia experiencia de lucha (los consejos fueron el fruto de una larga pelea, que incluyó tomas de varias semanas en ambos colegios).

Entre les estudiantes del Pellegrini, la elección de rector se menciona poco y nada. Se debe a que el conjunto de las agrupaciones del centro, desde la Emergente al kirchnerismo, con la única excepción del EPA! (estudiantes independientes + la UJS), están integradas a un bloque de profesores que en lugar de enfrentar la elección solo apuesta a colocar a una candidata propia en la terna. Es el mismo sector que en el pasado arregló con el Consejo Superior de la UBA la llegada del rector Marcelo Roitbarg, colocando vice-rectores propios. Esa experiencia culminó en un gran fracaso. Ahora, con un disfraz “democrático y feminista”, este sector aspira a reunir el voto de un puñado de consejeros y decanos K, ejecutores del ajuste al interior de sus propias facultades. La ausencia de una convocatoria de lucha es el terreno ideal para que se impongan en el Pelle los candidatos de Franja Morada y Ctera.

Reivindicaciones

La agrupación Oktubre (UJS + independientes) del Buenos Aires acaba de hacer más de 400 encuestas donde quedó demostrado cuáles son las problemáticas que les estudiantes sufren día a día: las políticas expulsivas; la falta de implementación laica y científica de la ESI (Educación Sexual Integral); la inexistencia de un espacio con profesionales capacitados que atiendan a las víctimas de violencia de géneros; el vaciamiento y la deficiencia de la DOE (Dirección de Orientación Escolar); la inestabilidad laborar de les docentes; y toda la estructura jerárquica que gobierna el colegio sobre la base de utilizar la violencia y la misoginia contra sus estudiantes.

A propuesta de esta agrupación, el próximo viernes a las 17hs se va a desarrollar en la puerta del CNBA una Asamblea General de toda la comunidad educativa que discuta finalmente un plan de lucha integral que reclame la autonomía política del colegio, el derecho a elegir a sus propias autoridades y que contemple un programa que vaya por todas las reivindicaciones de les estudiantes y trabajadores, ya que ningún rector del Consejo Superior va a satisfacer estas demandas. El Pelle no puede quedarse por fuera de este movimiento. El EPA! y la agrupación Naranja docente van a convocar a un plenario para poner a la escuela en sintonía. Las próximas elecciones del Cenba serán claves, ya que existe la posibilidad de que allí triunfe una alternativa de lucha independiente.

Abajo los rectores del Consejo Superior. ¡Vamos por el triunfo de les estudiantes y docentes de los preuniversitarios!

Compartir

Comentarios