fbnoscript
27 de septiembre de 2018 | #1521

Los próximos desafíos del movimiento estudiantil

Después de la rebelión educativa y los triunfos en Medicina, Farmacia y Veterinaria

Las elecciones de Exactas confirmaron que la rebelión educativa creó un nuevo cuadro en la universidad, donde la izquierda se ganó un lugar como la expresión más consecuente en la lucha contra el ajuste. Sólo así se explica el salto de la Izquierda en Exactas (PO+IS) que nos dejó a 27 votos de ganarle la conducción del Centro de Estudiantes a La Mella y un crecimiento de 7 puntos respecto de la elección anterior.

Los resultados de Exactas ofrecen una imagen precisa del impacto que tuvo la lucha en el proceso electoral. En la urna del lunes 3 de septiembre, nuestra lista había obtenido el 26% de los votos. Ese día una asamblea estudiantil votó la toma de la facultad y la suspensión de la elección, que se retomó el lunes 17. En el medio, no sólo atravesamos una ocupación de una semana, grandes asambleas, cortes de calle y festivales, sino también la traición de los sindicatos K que entregaron la paritaria docente. En esas dos semanas, los estudiantes de Exactas tuvieron la oportunidad de constatar el papel de cada corriente en la lucha contra el gobierno y el resultado fue un vuelco hacia la izquierda.

El FEM-La Mella, después de un fallido intento de polarización con La Cámpora, se subió al carro de Feinman y Clarín e hizo gala de macartismo. Que finalmente hayan podido retener el Centro con una campaña anti-izquierda muestra, de un lado, la base reaccionaria de su corriente y, del otro, los límites de la experiencia de las últimas semanas que no terminó de envolver a la masa de la facultad. En cualquier caso, los enfrentamientos que se vienen serán una buena oportunidad para que más estudiantes agoten la experiencia con el kirchnerismo. Partimos para esta tarea con el apoyo de un tercio de la facultad y un potente reagrupamiento militante.

Las elecciones que faltan

Terminada esta primera tanda electoral, quedan cinco facultades por votar.

En todas ellas, la UJS va a pelear por la conducción de los centros de estudiantes. En Filosofía y Letras, la lucha política es, de algún modo, similar a la de Exactas, aunque partimos de la situación inversa. Allí, el centro conducido por la izquierda fue un motor de la rebelión educativa ocupando la facultad por tres semanas con un programa de reivindicaciones estudiantiles. Allí enfrentaremos al Colectivo K, cuyo slogan es la ‘unidad contra Macri’ y apoya a una gestión que precariza a los trabajadores.

En Psicología y Sociales, el procesamiento del balance de las tomas va a ser determinante en el resultado electoral. En Psico, la toma dividió campos. De un lado, se consolidó un bloque del activismo y la izquierda que se puso al frente de la lucha y, del otro, el EDI-Nuevo Espacio y el decano Biglieri que, con el apoyo de todos los alcahuetes del gobierno, salieron al ataque contra la movilización estudiantil. El frente de La Mella y Libres del Sur que conduce el Centro aparece presionado por estas dos tendencias, lo que llevó a que en la última asamblea ni siquiera tomaran la palabra. Nuestro planteo es un frente único de la izquierda y el activismo para recuperar el CEP. En Sociales, la única facultad que continúa ocupada, hay un proceso político riquísimo. La UES, luego de viabilizar el fraude macrista en la Fuba y defender al patotero Cristian Bay, está en la picota. Allí, la izquierda competirá con el kirchnerismo, que fue quien llevó a la UES al centro.

En Fadu, donde las autoridades ya habían perdido las expectativas, el giro kirchnerista de La Corriente-CR volvió a poner el centro en peligro. Su insistencia en integrar a Nuevo Encuentro a la conducción, abandonando 17 años de independencia política, quebró al Centro de Estudiantes de Arquitectura y Diseños y divide al activismo. La UJS, actual vicepresidencia del centro, se puso al hombro la tarea de defender una lista independiente. Llamamos a los activistas del centro y a la izquierda a sumarse a esta pelea.

Finalmente, queda Agronomía, donde vamos a pelear por una lista de todo el activismo que debata su programa y candidatos en asamblea y sea un canal para destronar a los derechistas de Línea de Agronomía Independiente y abrirle paso al movimiento estudiantil.
La lucha que está dando la UJS por una dirección de lucha y aliada a los trabajadores para el movimiento estudiantil es parte de la pelea por derrotar el plan de guerra del FMI, Macri y los gobernadores, así como darle una salida a la crisis nacional. 

En esta nota:

Compartir

Comentarios