fbnoscript
31 de mayo de 2018

La Asociación de Fútbol de Palestina condena la presentación en Jerusalén

El gobierno israelí quiere utilizar a la selección argentina para ocultar su genocidio.

La Asociación de Fútbol de Palestina condenó la presentación de la selección argentina en Israel el próximo 9 de junio, programada formalmente como el último partido previo al Mundial de Rusia. 

La razón del rechazo es que el encuentro previsto con el seleccionado israelí pretende ser utilizado por el gobierno sionista de Benjamin Netanyahu para ocultar el genocidio del pueblo palestino que se ha cobrado la vida de más de 100 personas y 2.000 heridos sólo en el curso de las últimas semanas.

En esta maniobra, Netanyahu ha recibido la colaboración del gobierno de Mauricio Macri, a quien el primer ministro israelí envió una invitación especial para que viajara a presenciar el partido. Es que no solo concedió que se realizara la presentación, sino también que se cambiara de sede –en principio el partido se iba a jugar en el estadio Sami Ofer, de la ciudad de Haifa y luego se trasladó al Tedy Kollek, de Jerusalén, “que fue construido sobre Al Malha, uno de las 418 pueblos palestinos destruidos por Israel hace 70 años", como denunció el presidente de la Asociación de Fútbol Palestino, Yibril Rajub. 

Allí juega un club que decidió pasar a llamarse Beitar Trump Jerusalen en homenaje a Donald Trump. Sus fanáticos, racistas y nacionalistas, entre los cuales está el propio Netanyahu, “fueron objeto de un documental de Netflix, ´Forever Pure´ (Puros para siempre). Eli Tabib, dueño del Beitar, puso a Trump en el nombre de su club para agradecerle la decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel” (La Nación, 30/5).

Te puede interesar:
El Mundial de 1978 (primera nota): la pelea por la organización

El mundial de 1978 (segunda nota): “todo está guardado en la memoria”
 

El dirigente palestino destacó que, además, con el traslado del partido a Jerusalén, ciudad a la que acaba de mudar su sede la embajada de los Estados Unidos, en una muestra de apoyo de Donald Trump al gobierno sionista y a la masacre de palestinos, la administración de Netanyahu pretende normalizar la anexión ilegal del ocupado Jerusalén Este.
Que el cambio no tiene ninguna justificación deportiva ni logística, sino que fue fruto de una decisión política, lo dejó en claro la propia ministra de Cultura y Deportes sionista, Miri Reguev, quien planteó, sin tapujos: "no puede ser que el equipo argentino venga al país y (el partido) no se dispute en Jerusalén", y argumentó, cínicamente, que, "después de todo, Messi viene a rezar al Muro de los Lamentos", situado en la ciudad ocupada (Clarín, 29/5).

Además, por si faltara algún elemento para demostrar el carácter político del encuentro, este forma parte de los homenajes por el septuagésimo aniversario del Estado de Israel que organizó el gobierno sionista. 

Boicot

El pueblo encerrado en la Franja de Gaza, considerado el campo de concentración más grande de la historia, con 2 millones de personas, está sometido a un bloqueo sistemático que impide el ingreso de medicinas, alimentos y todo tipo de artículos y somete a cortes de luz y agua constantemente a la población. La selección argentina sería utilizada para ‘blanquear’ a estos genocidas.

Para los argentinos, la maniobra política sionista lleva al recuerdo de una similar realizada por la dictadura militar encabezada por Videla con la organización del Mundial de 1978 cuando los genocidas que gobernaban nuestro país intentaron tapar con los fastos del campeonato la brutal represión, torturas, desapariciones y los asesinatos masivos, varias decenas de los cuales fueron llevados a cabo durante el mes en el que se disputaba el propio torneo.

En el mundo hubo entonces campañas de denuncia y boicot contra la organización del Mundial y los dictadores que hicieron desaparecer a 30 mil trabajadores y jóvenes argentinos, y varios jugadores de diversas selecciones se negaron a saludar a los genocidas Videla y Massera.

"Argentina y otros tantos países latinoamericanos saben muy bien cómo el fútbol fue usado por sus respectivas dictaduras militares para blanquear sus graves y sistemáticas violaciones de los derechos humanos. Habríamos esperado que aprender del pasado, junto a las regulaciones de la FIFA, hubiera hecho que esto no se repitiera", apunta Rajub en una carta enviada a “Chiqui” Tapia, el titular de la AFA, en la que manifiesta su deseo de que dé marcha atrás en la decisión de que la selección juegue en Israel.

En muchos clubes y estadios comienza a aparecer el repudio al genocidio sionista contra el pueblo palestino. Entre los hechos más recientes, los jugadores de Albion, equipo decano del fútbol uruguayo, salieron a la cancha con una bandera de Palestina. También hinchas chilenos de Universidad Católica y Universidad de Concepción, al igual que los del Celtic escocés, pidieron estas últimas semanas por Palestina.

Está planteado dar una lucha para evitar que la selección nacional sea usada nuevamente para fines espurios. El 15 de mayo pasado, en una marcha realizada frente a la embajada de Israel en Buenos Aires, en repudio a la masacres contra los palestinos, Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, llamó a que la selección argentina de fútbol no vaya a Jerusalén.


Llamamos al FIT, a la izquierda, a los movimientos de derechos humanos, a la juventud estudiantil, a los movimientos de la mujer, a las organizaciones obreras, deportivas y que se reclaman democráticas a fortalecer esa campaña: ¡Que la Selección Argentina no vaya a Jerusalén!

Seguí leyendo: La Selección Argentina no debe ir a Jerusalén
 

Compartir

Comentarios