fbnoscript
5 de octubre de 2019

5 preguntas y respuestas para entender la unificación de la CTA y la CGT

Responde: Romina Del Plá, secretaria general del Suteba Matanza, diputada nacional y candidata a Vicepresidente por el Frente de Izquierda

1-Romina, vos sos secretaria general de un gremio de 9 mil afiliados de base de la CTA de los Trabajadores. ¿Hubo algún proceso de debate y participación de las resoluciones que se tomaron en el Congreso de Lanús?

-Por supuesto que no. No hubo asamblea, ni debate, ni documentos que se hayan bajado a las seccionales, ni debate en el congreso de Suteba, ¡ni convocatoria al congreso de Suteba! Ni reunión de delegados, ni planteo a considerar en el plenario de secretarios generales. Esto ha sido una decisión que han tomado sin la participación de ningún afiliado. Esto es una situación que contrasta con el debate que se dio cuando se dio la salida de la CGT, cuando se fue resolviendo en sucesivas reuniones y congresos. Esto, más allá de las posiciones que cada uno adoptó en ese debate y en esa etapa. Con lo cual, ha sido una decisión completamente a espaldas de los afiliados de la CTA, siguiendo un claro criterio político de sometimiento, en palabras de Yaski en su discurso el jueves de garantizar gobernabilidad ante un triunfo de Alberto Fernández.  

2- La CTA decía que expresaba otro “modelo” sindical respecto a la CGT. Sectores como el sindicato del subte vivieron choques muy duros que los llevaron a irse de los gremios de la CGT. ¿Esta CGT es distinta a la que repudiaban?

-En primer lugar hay que decir que la consabida unificación con la CGT no existe. A horas de ese acto de la CTA varios dirigentes de la CGT han salido a cuestionar el reingreso. En ese sentido no hay ninguna garantía real de reunificación efectiva. Por otro lado, la mayoría de esos dirigentes son los mismos, o los herederos, de los que estaban en el momento que se produjo la formación de la CTA y la escisión de muchos gremios que se fueron de la CGT. No hay variaciones en el sindicalismo empresario, la burocracia actuando como correa de transmisión de las patronales. Están todos los gremios que fueron activos militantes de la candidatura de Mauricio Macri en su momento, algunos de ellos como el moyanismo abrevan ahora en este proceso de unificación sin que hayan dado las explicaciones de las volteretas que dan, que sabemos que responden a los choques alrededor de negocios compartidos. Los gremios de la CGT que se oponen a esta reunificación son los que han sido parte de toda esta tregua de estos años con el gobierno macrista. Por lo tanto no hay ninguna variación en la composición de la CGT, ni en su naturaleza, que justifique una reunificación.

3- La burocracia sindical viene dividida en muchas alas ¿Cuáles son los objetivos de este intento de reunificación?

El objetivo de este intento de reunificación es someter al conjunto del movimiento obrero de forma organizada a la política de pacto social que quiere impulsar Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa. Esta idea de pacto social, o de “gran acuerdo político” como a veces la llaman, tiene que ver con que los trabajadores no hagamos olas, no hagamos reclamos, no defendamos nuestros convenios de trabajo ni nuestros salarios. Mucho menos que se denuncie la precarización laboral o se reclame el derecho al trabajo genuino para los trabajadores desocupados. Por lo tanto este proceso de reunificación tiene un objetivo reaccionario, que es el sometimiento unificado de la clase obrera y que no queden cabos sueltos a la hora de discutir un plan de lucha o la defensa de ciertos derechos.  

4- Los candidatos del Frente de Todos tuvieron un protagonismo enorme en Lanús. ¿Cómo condiciona eso el principio de “autonomía” sindical que solía levantar la central?

-No sólo queda claro que no hay autonomía política de la CTA. Es llamativo que no aprendieron de sus errores del pasado. De los procesos de ruptura que hubo al interior de la CTA y de muchos de los sindicatos cuando pretendieron someter a la central al gobierno de la Alianza, por ejemplo. Fue interesante, cuando el jueves Alberto Fernández se dedicó a despotricar contra la Alianza, los que estaban sentados atrás suyo en un 70% habían sido parte del gobierno de la Alianza de manera indirecta o muchísimos de manera directa como parte de las listas o con responsabilidades de gobierno. Durante mucho tiempo sostuvieron la política de gobierno. Tardaron mucho tiempo en enfrentar las nefastas políticas de la Alianza. El principio de autonomía política de la CTA no rigió nunca. Están preparando su sometimiento al próximo gobierno del peronismo y sus políticas 

5- ¿Qué balance se puede hacer del recorrido de la CTA en estos casi 30 años?

Estos 28 años de la CTA han demostrado que efectivamente ninguna de las premisas de su fundación se han cumplido. No se ha practicado la democracia sindical. No ha habido autonomía política. No se ha convertido en un canal real de organización del movimiento obrero. Obviamente, ha habido momentos en que han cobrado un mayor protagonismo. Sobre todo cuando ha sido corrida por los sectores clasistas y anti-burocráticos que intervienen en los gremios de la CTA. Pero, el recorrido de estos años es interesante. Han hecho una ruptura por arriba para no ir a fondo en la lucha por desplazar a la burocracia sindical bajo el menemismo. Y hoy hacen una reunificación, por arriba otra vez, para someternos a otro gobierno peronista que tiene todos los elementos de sometimiento al FMI que tenía el gobierno de Menem. Reafirma más que nunca la necesidad de lucha para desplazar a la burocracia de todos los sindicatos. Y la recuperación de la dirección de todas las centrales. La reunificación de la CGT y del conjunto del movimiento obrero debe darse sobre la base de un congreso de delegados de base con mandato que vote la independencia política completa respecto de todos los gobiernos de turno, que fije un programa de salida a la crisis para que no la paguemos los trabajadores, que tenga por horizonte un gobierno de trabajadores. A 50 años del Cordobazo el clasismo está más vigente que nunca. El fracaso de todas las variantes centroizquierdistas es notorio, ya que no han podido superar ninguno de los límites de la burocracia sindical.

LEER TAMBIEN

5 preguntas y respuestas para entender el default

 

5 preguntas y respuestas para entender el reclamo del acampe piquetero

 

 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios