fbnoscript
17 de agosto de 2019

El sindicalismo combativo se moviliza a Plaza de Mayo

Llama a enfrentar el golpe de mercado de Macri y los Fernández contra los trabajadores. Jueves 22, desde las 15hs en Obelisco.

Este viernes 16, en la sede del Sindicato Unico de los Trabajadores del Neumático (Sutna), se realizó un multitudinario encuentro abierto convocado por el Plenario del Sindicalismo Combativo que resolvió una inmediata respuesta en las calles de la clase obrera ante el mazazo del gran capital contra la clase obrera y el pueblo trabajador posterior a las Paso, que significó un 35 por ciento de devaluación de los sueldos en un abrir y cerrar de ojos. Fue una respuesta también a la convalidación de ese atropello de parte de Alberto Fernández cuando declaró –en consonancia con su pedido de devaluación durante la campaña electoral-  que “el dólar a 60 está bien, es un valor razonable”, desnudado su futuro plan de gobierno. 

Del plenario participó todo el sindicalismo combativo y antiburocrático del país. Estuvieron presentes entre otros Alejandro Crespo, secretario general del Sutna, que abrió en su calidad de anfitrión la reunión; Ileana Celotto, secretaria general de la AGD-UBA; Rubén “Pollo” Sobrero, secretario general de la Unión Ferroviaria Oeste; Jorge Adaro, secretario general de Ademys; Guillermo Pacagnini, secretario general de Cicop; Claudio Dellecarbonara, de la minoría del Subte, que integraron la mesa. La Coordinadora Sindical Clasista del PO participó con una numerosísima delegación con Romina Del Plá, secretaria general del Suteba Matanza, candidata a vicepresidenta y diputada nacional del FIT; Eduardo Belliboni, del Polo Obrero; “Lolo” Domínguez, secretario general de la Junta Interna de ATE-Inti; Daniel Rapanelli, secretario general del Suteba Ensenada; Pablo Eibuszyc, de la minoría de Foetra; Miguel Díaz, del cuerpo de delegados de Siderca; la secretaria general adjunta de Amsafe-Rosario, Gabriela Meglio, acompañada por una delegación de Tribuna Docente de ese sindicato; Christian Palletti, de la dirección del sindicato del Subte por la minoría; Miguel Bravetti, secretario general de la comisión interna de la gráfica Interpack; Juan Martín Manghi, de la directiva  del Suteba Escobar; Miguel Pallarols, secretario adjunto de la CTA Lomas; todos parte de una lista mayor de dirigentes sindicales clasistas. También estuvo presente la compañera Cristina Mena, del MTR 12 de abril. También estuvieron trabajadores del Astillero Río Santiago. Además, hubo importantes adhesiones de delegaciones obreras del clasismo, como del combativo sindicato docente de Santa Cruz, Adosac, con la firma de su secretario general, Pedro Cormack, y del Sindicato de los Trabajadores Ceramistas de Neuquén, suscripto por su secretario general, el compañero Alejandro López. También estuvieron presentes los trabajadores de la Línea 60, a los que la patronal amenaza con desafueros de sus delegados y persecución de los activistas de la línea, de la papelera en lucha Ansabo y el delegado de  la fábrica de baterías Ranbat cuya patronal cerró sin aviso alguno dejando a 35 familias en la calle y a sus trabajadores gravemente afectados en su salud. El plenario votó la solidaridad con su lucha.

La enorme concurrencia desplegó un debate que incluyó a 39 oradores (declinando hablar casi una cantidad similar para garantizar el desarrollo del plenario), todos en el sentido de dar una rápida intervención de la clase obrera en la crisis actual, en la que los capitalistas pretenden que sean los trabajadores los que paguen el derrumbe económico provocado por los gobiernos y los partidos del régimen del FMI. 

La reunión convocada por el Plenario del Sindicalismo Combativo fue un contraste abismal con la colaboración de la burocracia sindical que, por su lado, avaló  todos los ataques, y asumió la tarea de inmovilizar al movimiento obrero. Héctor Daer dijo que “en la CGT no se está hablando de paro". Hugo Yasky se declaró en “estado de sesión permanente” para “que el voto popular valga más que la represalia y el daño económico de los especuladores”, y lo mismo vale para la CTA de Hugo “Cachorro” Godoy. Este llamado a los trabajadores a salir a las calles para dar su propia salida a la crisis se realizó el mismo día que Alberto Fernández anunció al país que su primera acción de gobierno será imponer una tregua pactada entre empresarios y sindicatos, para convalidar el golpazo devaluatorio contra los trabajadores. Con el apoyo unánime de toda la burocracia sindical.

Por este motivo, fue unánime la resolución del sindicalismo combativo de movilizarse el jueves 22 al centro del poder político, Plaza de Mayo. La movilización  –el día en el que sesionará el Consejo del Salario en el Ministerio de Trabajo, en el marco de esta entrega de la CGT y las CTAs- partirá a las 15 horas desde el Obelisco hasta la Secretaría de Trabajo de la calle Alem, para culminar en un gran acto en Plaza de Mayo.

El 22 será una jornada nacional de lucha que se replicará en todo el país, detrás de las consignas de aumento inmediato de salarios y jubilaciones ajustados por la inflación; reapertura de paritarias; abolición del impuesto al salario; prohibición de despidos y suspensiones; reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario; no pago de la deuda externa; nacionalización de la banca y el comercio exterior; paro activo nacional de 36 horas con movilización y plan de lucha; congreso de delegados mandatados por asambleas del movimiento obrero;  fuera el régimen del FMI.

El Plenario Sindical Combativo se afirma como un canal de reagrupamiento ante la alevosa tregua de toda la burocracia sindical pejota kircnerista, para garantir la institucionalidad de Macri y de Alberto Fernández.

Compartir

Comentarios