fbnoscript
6 de noviembre de 2018

El Plenario rechazó con altura de clase una provocación

El Plenario rechazó con altura de clase una provocación

Ileana Celotto, secr. gral. AGD-UBA. Foto: Prensa Sutna

A contrapelo de las preocupaciones y del interés de la inmensa mayoría de los 400 asistentes, 36 militantes y dirigentes de Izquierda Socialista buscaron, de comienzo a fin, evitar que el encuentro sesionara. Trataron de impedir la votación de las resoluciones en la comisión del movimiento obrero. Incluso, una de sus oradoras centrales confesó que su propósito era que el plenario se suspendiera, algo que los representantes de IS habían exigido previamente en las reuniones organizativas del plenario, lo que hubiera sido un grave freno a la acción de frente único del activismo ante la ofensiva patronal en curso. La excusa única fue la formación de una lista combativa del activismo del Ferrocarril Sarmiento, la Lista Negra, un enorme reagrupamiento de más de un centenar de luchadores. La breve delegación de IS no sentó opinión ni aportó idea alguna sobre la lucha que debe encarar la clase obrera. Menos tampoco pudo explicar por qué su seccional Bordó no incluye a semejante movimiento de activistas en el cuerpo de delegados. Los tres oradores centrales y los más de quince que hablaron en las comisiones sólo intervinieron con injurias e insultos, para atacar al Partido Obrero y al MST, acusándolos de dividir en favor de la burocracia de la Verde por la presentación de una lista alternativa para la elección del cuerpo de delegados, una verdadera patraña.

Ileana Celotto, dedicó los últimos minutos de su intervención central a responder las primeras provocaciones realizadas desde los oradores centrales de IS y a defender el debate del plenario. Resaltó que la Negra, resultado de todo un proceso de lucha y maduración del activismo al que durante años se les negó la integración a la lista Bordó, se inscribe en la lucha e historia de Mariano Ferreyra. Luego de definir a la lista Negra como una lista de izquierda para el cuerpo de delegados llamó a concentrarse en el debate para el cual se había convocado al plenario.

La negra es la emergencia y expresión de la reacción de este amplio activismo que caracteriza de pasiva la política la Lista Bordó, frente a las entregas de la burocracia Verde de Pedraza de la Unión Ferroviaria, y ante la negativa a abrirse a un frente único con ese conjunto de luchadores y a integrar delegados por especialidad.

Pero sobre este punto de la unidad, Jorge Hospital, dirigente de la Lista Gris Mariano Ferreyra del Ferrocarril Roca y miembro de la CSC-PO, fue más que clarificador. Durante cuatro elecciones, explicó, la Lista Gris y todo el activismo viene planteando la necesidad de abrir un frente común para enfrentar a la Verde de Pedraza en el Ferrocarril Sarmiento. En esta última elección eso se logró en el resto de los ferrocarriles, pero fue imposible en el Sarmiento, en la seccional Oeste, que hace 20 años está blindada por el Pollo Sobrero y la Bordó.

IS vino a pasar gato por liebre sobre una supuesta división de algo que jamás estuvo unido, por decisión del sector que dirige la seccional Oeste, mientras en el resto de los ferrocarriles, la política de frente único de los acusados permitió formar listas únicas incluyendo a la Bordó. Dejó entrever en sus intervenciones que era condición para mantenerse en el PSC, resolver el levantamiento de la lista Negra de parte del PO y el MST, como si el activismo agrupado en el Encuentro Ferroviario fuera propiedad de algún partido o sector, algo que recién en su alocución final Edgardo Reynoso desechó.

Frente único

En una definición tajante sobre la defensa del frente único como método, también en la comisión de movimiento obrero, Alejandro Crespo señaló que, en el SUTNA, la actual dirección del gremio recuperado debió sufrir la conformación de listas de militantes cuyas organizaciones integran el PSC, no para la elección de delegados, sino para las elecciones de seccional. Esa presentación, a pesar de los escasos votos obtenidos, permitió que la lista de la burocracia ganara la seccional de Firestone. Pero al día siguiente estábamos, dijo, organizando las luchas, las acciones y las movilizaciones necesarias para enfrentar a la patronal, como ahora lo hacemos sosteniendo juntos el PSC.

José Meniño, directivo de Fate, por su lado, completó una reflexión estratégica. “Quiero decir, -explicó- sobre un debate que se desenvolvió a lo largo del plenario, que no quería hacer mención, porque no era el eje de este encuentro, pero como se profundizó, acerca de la elección de los compañeros ferroviarios, quiero reivindicar la memoria de nuestro compañero Mariano Ferreyra, y decir, bajo mi humilde posición, que si hay que decidir qué lista se baja en la elección del Sarmiento, soy consciente, estoy completamente seguro, es la Lista Verde, del asesino Pedraza”.

Justamente, la Verde de Pedraza intentó hasta último momento proscribir la Lista Negra. El Plenario resolvió con altura la neutralización de la provocación, una práctica reñida con el clasismo, con su tradición y su método de debate político franco y fraternal. El PSC se armó en la zona norte. La provocación fue derrotada, los activistas sacan sus conclusiones. El reagrupamiento ante la ofensiva patronal y la complicidad de todas las burocracias sindicales dio otro paso.

Compartir

Comentarios