fbnoscript
7 de noviembre de 2018

Una rebelión de enfermeros se abre camino en la Ciudad

Por el pase a la Carrera Profesional y el fin de la discriminación.

La modificación de la Carrera Profesional de Salud -aprobada por los legisladores de Horacio Rodríguez Larreta y Martín Losteau- puso de relieve una situación intolerable: la continuidad de la discriminación de los enfermeros como profesionales del área. Relegados al Escalafón General, el no reconocimiento a enfermería implica un menor salario, más horas de trabajo, necesidad de recurrir a módulos, la negación de las licencias por estrés y la imposibilidad de ejercer cargos de dirección en el sistema de salud.

Esta situación causó una enorme indignación en todos los hospitales, que paso a paso se va transformando en una verdadera rebelión. Primero a través de las redes sociales y luego con convocatorias en muchos hospitales se va poniendo de pie un movimiento por el reconocimiento de los enfermeros, que está planteado desarrollar. ¿Contra qué nos enfrentamos?

Qué dice el Gobierno

Por los pasillos los funcionarios del Gobierno dicen que los enfermeros no pasan porque “Sutecba (gremial municipal) no quiere perder afiliados”. Pero el Gobierno tampoco quiere: mientras acusa de “mafia sindical” a docentes y subte cuando hacen paro, pacta los derechos de los enfermeros con la directiva de Sutecba, una verdadera mafia, porque le sirve de fuerza de choque para hacer pasar las paritarias a la baja. La ministra de Salud Ana María Bou Pérez esgrimió otro argumento aún más provocador: dijo que “para no dividir” entre licenciados y no licenciados, no pasaba ninguno -lo que se llama  “nivelar para abajo”. Más cinismo no se consigue.

Qué hacen los sindicatos

Salvo honrosas excepciones -Apss (Profesionales de Servicio Social), Aghim (Hospital Moyano) y otros sectores independientes- ningún sindicato desarrolló la lucha contra la aprobación de la reforma laboral en salud.

En un reciente comunicado, la directiva de Sutecba volvió a plantear la incompatibilidad del pase argumentando que tendrían que concursar por los puestos que ya tienen –ridículo- y perderían la antigüedad –una falsedad, ya que la lucha es por el pase directo con la antigüedad.  Mienten para confundir a los enfermeros sobre la lucha que está planteada. No podemos dejar de decir que la reforma pasó con el aval de Médicos Municipales, lo que era esperable, pero también de la Federación de Profesionales, quienes traicionaron el mandato de ejercer un rol opositor. ATE -conducción Verde y Blanca- sólo realizó una movilización menor el día de la votación, cuando el hecho estaba consumado.

Rebelión desde abajo

Las convocatorias que surgieron ahora lo hicieron desde abajo, desbordando las conducciones sindicales.  Así se convocaron actos en el Hospital Durand, la Escuela de enfermería Grierson -que lucha contra la degradación de su título- y el Rivadavia y hubo asambleas en el Gutiérrez, Álvarez, Piñero, Ramos Mejía, Quemados y Santa Lucía. De estas asambleas surgió un incipiente plan de lucha: el viernes 9 marcha desde Congreso a la Legislatura; una jornada de lucha el 13 y un paro y movilización el 21.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Marcelo Ramal (@marcelo.ramal) on

Nivelar para arriba

Para apoyar este movimiento, desde la banca de Gabriel Solano (Partido Obrero-Frente de Izquierda) presentamos un proyecto de ley para establecer el pase de todos los enfermeros a la carrera profesional, y que los que no son licenciados puedan obtener el título en horario y lugar de trabajo reconociendo sus años de servicio y su formación. Lo hacemos luego de haber dado una gran batalla por la jornada de 6 horas, la insalubridad y la profesionalización en un proyecto presentado  por el entonces legislador Marcelo Ramal y la realización de una gran campaña.

Sigamos la organización y la lucha

La tarea del momento es desarrollar la organización y movilización de las enfermeras y enfermeros para desplegar toda su capacidad de lucha hasta quebrar el pacto entre Larreta y la directiva de Sutecba. Nuestros derechos no pueden ser la moneda de cambio del Gobierno y la burocracia sindical, que pactan paritarias a la baja a cambio de favores y privilegios.

Planteamos apoyar todas las convocatorias de lucha, poner en pie a los enfermeros con asambleas en todos los hospitales, la necesidad de convocar a una asamblea de toda la enfermería para superar las divisiones entre sindicatos y hospitales y votar un plan de lucha. Es necesario sumar a las demás profesiones contra la aplicación de la reforma laboral votada y por el apoyo al pase a la carrera profesional: un triunfo de la enfermería será un triunfo de todos los trabajadores y de la salud pública.

 
Rebelión de las enfermeras y enfermeros

En el Hospital Rivadavia con Marcelo Ramal apoyando la lucha de los trabajadores enfermeros para su pase a la carrera profesional. Basta de discriminación a los enfermeros.

Posted by Gabriel Solano on Wednesday, November 7, 2018

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios