fbnoscript
29 de junio de 2020

Eliminan el IFE en toda la provincia de Santa Fe

Preparemos una gran movilización contra este nuevo atropello.

Según las declaraciones vertidas por Fernanda Raverta, titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Ansés), la provincia de Santa Fe, al igual que la casi totalidad de las provincias argentinas, quedará excluida del cobro de la tercera cuota del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

El argumento del gobierno peronista para llevar adelante este ajuste y acentuar el hambre y la miseria de millones de argentinos, es que la tercera cuota solo la cobrarán las provincias que atraviesen la fase 1 de aislamiento obligatorio, por lo que el IFE solo permanecerá esencialmente en Ciudad de Buenos Aires, parte de la Provincia de Buenos Aires y el Chaco.

Este anuncio se produce luego de que se dieran a conocer los datos relevados por el Indec, correspondientes al primer trimestre de 2019, donde las cifras referidas a la desocupación alcanzan dimensiones alarmantes. El 10, 4% de la población nacional se encuentra desocupada, mientras que en el caso de Rosario la cifra trepa al 12, 9%, convirtiéndose en la segunda ciudad con mayor desempleo del país.

La eliminación del IFE en un país donde se prevé una caída económica del orden del 10%, donde se multiplican los despidos y donde cada vez más sectores sobreviven de los comedores y merenderos, a los que el Estado retacea los alimentos, pone en evidencia que la famosa “ayuda a los que menos tienen” por parte del gobierno de los Fernández es pura demogogia. Recientes informes dan cuenta de que la proporción del PBI destinada a las partidas para paliar la crisis en el marco de la pandemia en Argentina es menor que las existentes en el resto de los países de la región.

El IFE, que fue anunciado en un principio como un ingreso universal para todos los que carecen de un salario en blanco y que debía cobrarse mensualmente, terminó por convertirse en un ingreso único por familia, excluyendo al menos a cuatro millones de los solicitantes, y con cobros que se demoraron en periodos de hasta tres meses, es decir, que los $10.000 pasaron a convertirse en un ingreso mensual por familia de $3.300. Nuevamente el gobierno recula en sus anuncios progresistas: del “seguro universal al desocupado” que se batió como medida nacional y popular, pasamos a la eliminación del IFE en casi todo el territorio nacional –un ingreso que además está muy pero muy lejos de ser un verdadero seguro al parado.

Perotti y Javkin no acusan recibo

Pese al anuncio del gobierno nacional de eliminación del IFE, no hemos escuchado declaración alguna del gobernador Omar Perotti ni del intendente de Rosario del Frente Progresista, Pablo Javkin, respecto a cómo piensan suplantar la pérdida de este ingreso para más de medio millón de familias.

Las alarmantes cifras de desocupación en Rosario, Villa Constitución y de gran parte de la provincia pretenden ser ignoradas por los que gobiernan y vienen gobernando Santa Fe hace cuatro décadas. No solo no existe ningún subsidio provincial para los desocupados sino que incluso han recortado y suspendido la inscripción a programas existentes.

Vamos por una gran movilización contra la eliminación del IFE

Desde el Polo Obrero de Santa Fe impulsamos la convocatoria a un plan de lucha contra la eliminación del IFE y contra la pretensión del gobierno nacional y provincial de profundizar el hambre y la miseria entre los trabajadores.

La lucha por la permanencia del mismo va acompañada del reclamo de su universalización para todo desocupado o trabajador precario, y de su aumento a $30.000 mensuales, para superar la canasta de pobreza.

Llamamos a todas las organizaciones del movimiento de trabajadores desocupados a organizar un gran frente de lucha en defensa del IFE y su extensión y aumento, para que la clase obrera no siga pagando con sus condiciones de vida, ya sumamente golpeadas, la crisis capitalista que ella no creó.

Impulsamos un gran pronunciamiento entre toda la población trabajadora a favor del proyecto de impuesto a las grandes fortunas del Frente de Izquierda. Con un gravamen progresivo a los Vicentin, Cargill, Bunge, Dreyfus y toda la clase capitalista que explota impunemente los recursos nacionales, se puede sostener perfectamente una asistencia integral a los desocupados y un plan de reactivación económica en beneficio de las mayorías que viven de su trabajo.

 

Compartir