fbnoscript
6 de noviembre de 2019

En la reunión con Rodríguez Larreta, Gabriel Solano defendió los planteos del Frente de Izquierda

Convocado por su reciente candidatura a jefe de Gobierno, criticó el copamiento de la ciudad por el capital inmobiliario, el ajuste y la precarización laboral.

El legislador del Frente de Izquierda Gabriel Solano asistió este miércoles a la reunión convocada por Horacio Rodríguez Larreta en la sede de la Jefatura de Gobierno, como parte de las reuniones que este lleva adelante con los recientes candidatos a jefe de Gobierno. Lo acompañó Facundo Lahitte, dirigente del Partido Obrero de la Ciudad de Buenos Aires y secretario parlamentario del mismo en la Legislatura. 

En la reunión Solano presentó una crítica a la orientación social desenvuelta por Rodríguez Larreta en la Ciudad, caracterizada por un copamiento por parte del capital inmobiliario que impacta negativamente en el derecho a la vivienda y el ambiente, por el crecimiento de la precarización laboral y por un proceso de degradación de la educación y la salud. Las consecuencias de esta política se han hecho sentir en la muerte de trabajadores precarizados, como sucedió con Cinthia Choque; con el crecimiento de la pobreza y la indigencia; con la expulsión de los trabajadores de la Ciudad de Buenos Aires, ante la imposibilidad de hacer frente al costo de la vivienda; y con un agravamiento de la política represiva, que se expresa en el intento de avanzar en un Estado policial.

En la reunión hubo un espacio para la polémica. En materia educativa Solano planteó su oposición de fondo a la creación de la Universidad del Docente (UniCABA), que avanza contra los 29 profesorados de la ciudad, y a la Secundaria “del futuro” que encara el gobierno. Planteó que estas reformas consisten en la adaptación de los contenidos educativos a un mercado laboral degradado, lo que resulta en una educación degradada. Esto lo demuestra el hecho de que en términos generales los trabajadores consiguen trabajos para los que están sobrecalificados. 

Dentro de los problemas educativos, se abordó la falta de aplicación de la Educación Sexual Integral. Ante la afirmación del jefe de Gobierno de que la ley está vigente para la educación tanto pública como privada, Solano respondió que el problema es que las escuelas gestionadas por el clero bloquean su aplicación, apoyándose en un artículo de la ley que condiciona su dictado al “ideario institucional”. Y defendió el proyecto del Frente de Izquierda que elimina ese artículo y que plantea que los docentes de ESI sean designados por el Estado para garantizar el abordaje científico en ese marco. Solano también señaló que esa falta de aplicación se da en los colegios del Estado, por lo que es necesario que sean los estudiantes y docentes quienes se encarguen de su implementación.

Respecto de la precarización laboral, el legislador planteó la necesidad de pasar a planta permanente a los trabajadores dependientes del GCBA. El jefe de Gobierno reiteró la imposibilidad de hacerlo por la adhesión por parte de la Ciudad al pacto fiscal, a lo cual Solano respondió que el problema es preexistente, ya que los trabajadores que revisten como monotributistas lo hacen desde hace muchos años, cuando el pacto fiscal aludido recién es de fines del 2017. Como lo hiciera en el debate de candidatos a jefe de Gobierno, el referente del PO dio cuenta del hilo conductor que existe entre la precarización laboral en el Estado y en el sector privado, que se aprovecha de la complicidad del poder político para violar las leyes laborales. El ejemplo de los trabajadores de las plataformas es concluyente.

También en esta materia Solano manifestó su preocupación por la contaminación con asbesto en el Subte y los trabajadores afectados en su salud, y reclamó que se implemente un verdadero plan de desasbestización como reclama el sindicato de los metrodelegados. En relación con la gestión del subte, llevó el proyecto del Frente de Izquierda que plantea terminar con el parasitismo empresarial y proceder a la estatización de la concesión bajo gestión directa de los trabajadores y usuarios.

Solano también desenvolvió el problema de las enfermeras de la Ciudad que son discriminadas de la Carrera Profesional de Salud, un reclamo muy profundo que motivó masivas movilizaciones el año pasado. Larreta alegó problemas presupuestarios y de encuadre profesional y la imposibilidad de pasar solo a una parte porque generaría una diferencia entre quienes realizan el mismo trabajo; a lo que Solano respondió que en el proyecto del Frente de Izquierda se establece el pase de los licenciados, un reconocimiento por mérito equivalente a los que desarrollan esa tarea hace muchísimos años y un espacio para que en el propio lugar de trabajo puedan obtener la licenciatura.

Con relación al problema de la vivienda y la especulación inmobiliaria, el dirigente del PO planteó la necesidad de anular la privatización de más de 400 hectáreas realizada en los últimos años y destinar esas tierras para las necesidades de vivienda, espacios verdes públicos, escuelas y hospitales.

A su turno, Solano le entregó una carpeta al jefe de Gobierno con la agenda que el Frente de Izquierda desarrolló en la campaña de la Ciudad. Muchos de los puntos abordados en esa agenda se han materializado como proyectos de ley que tienen estado parlamentario en la Legislatura y que no han sido tratados. Además de los puntos mencionados anteriormente se destacan los proyectos por la separación de la Iglesia y el Estado para terminar con los beneficios impositivos que el gobierno de la Ciudad mantiene con el clero, la aplicación del protocolo de la ILE y mayor presupuesto para los Centros Integrales de la Mujer, la regulación con derechos laborales para repartidores de plataformas, el boleto educativo, la urbanización real de las villas, entre otros. En un listado de cuestiones urgentes, precisó suspender los desalojos de varias viviendas donde habitan centenares de familias, atender la situación de algunos centros de salud con problemas de gravedad y la situación de emergencia de varios complejos habitacionales.

La función de estos proyectos ha sido y seguirá siendo impulsar la organización y la acción de lucha de los trabajadores, las mujeres y la juventud, ante el intento de descargar la crisis sobre sus espaldas.
 

Compartir

Comentarios