fbnoscript
8 de octubre de 2019

Escalinatas rojas: gran acto del FIT – Unidad en Rosario

Más de 800 militantes y simpatizantes llenaron las escalinatas del Parque España de la ciudad de Rosario el domingo 6, en un importante acto del Frente de Izquierda – Unidad.  Se realizó al día siguiente del actazo del FIT-U en la 9 de Julio y en distintos puntos del país, porque el 5 se lleva adelante en Rosario la “Marcha del Orgullo” de la que también participamos.

Fueron oradores del acto Luciano Cáceres, del Partido Obrero y dirigente de la Amsafe Rosario recuperada, y los candidatos a diputados nacionales Daniela Vergara (IS), Jimena Sosa (MST) y Octavio Crivaro (PTS). Tuvo una intervención destacada Melisa Molina, dirigente del Polo Obrero de Rosario, de la juventud piquetera que está organizando los barrios de Santa Fe. También tomaron la palabra Mónica Schlotahuer de IS, Cele Fierro del MST y se reprodujo un video de Nicolás Del Caño.

Todos señalaron el derrumbe económico y social que está golpeando a los trabajadores, y a sus responsables políticos: el régimen del FMI. Fue contundente la denuncia del pacto social que propone Alberto Fernández, virtual presidente del país, como un ariete para avanzar contra las condiciones de vida de las masas. En este sentido, se destacó la campaña electoral del Frente de Izquierda - Unidad como una preparación de la vanguardia para las luchas que vendrán contra un gobierno que apunta a descargar la bancarrota capitalista sobre las espaldas de los trabajadores.

El derrumbe del progresismo capitalista

Lucho Cáceres sostuvo que el derrumbe del Frente Progresista llega luego de gobernar en sintonía con Macri y el FMI, apoyando el pago a los “buitres”, el blanqueo de capitales y el pacto fiscal en función del déficit cero para el pago de la deuda, mientras se ajusta el salario de docentes y estatales y los municipales cobran de forma desdoblada. Destacó que el llamado progresismo gobernó para los intereses capitalistas de la provincia: los de la Bolsa de Comercio de Rosario, de los agronegocios y el monopolio privatizado y extranjerizante del comercio exterior. Por último llamó a quebrar el pacto social, en la dirección que viene impulsando el sindicalismo combativo, y cuestionó la pasividad de Ctera frente a la aguerrida lucha de los docentes de Chubut.

“Fernández se refiere al Cordobazo despectivamente, mientras para nosotros, los clasistas, es por el contrario el modelo a seguir: deliberación y asamblea en los lugares de trabajo, paro con movilización al poder político, irrupción de los trabajadores a la cabeza de las masas movilizadas, en el camino a la huelga política de masas y el poder obrero”, finalizó Cáceres, reivindicando los 50 años del Rosariazo.

Contra el hambre y la represión del régimen narco-sojero

Melisa Molina, del Polo Obrero, destacó el piquetazo nacional que conmovió al país y el acampe de 24 horas en Rosario, que tuvo fuerte repercusión en una de las ciudades con más desocupación del país. Describió los reclamos sociales urgentes, que solo el Frente de Izquierda apoya: trabajo genuino, universalización de los programas sociales como un puente hacia un seguro al desocupado, terminar con el hambre que azota los barrios. Refutó a la ministra de Seguridad Patricia Bullrich señalando que “en este país existe el hambre y es mucho, pero desde el Polo Obrero y el movimiento de desocupados no peleamos solo para que haya comida en los comedores, sino para que la familia trabajadora -en la forma que esta asuma, que debe ser totalmente libre de mandatos reaccionarios- tenga un plato de comida de calidad en la mesa de su casa porque tiene trabajo. De la socialización de las tareas domésticas, en términos genuinos, ya nos encargaremos las y los trabajadores cuando tengamos un gobierno propio.”

Frente a la descomposición descomunal de la policía que opera en Santa Fe y que castiga a los barrios periféricos, Melisa reivindicó a los familiares de víctimas de gatillo fácil en su denuncia de la complicidad de las fuerzas represivas con el narcotráfico, la trata de persona y los negociados capitalistas que complementan la ruta de la soja, los puertos privados y el juego. “La violencia social que vivimos es la consecuencia de un régimen narco-sojero, que las fuerzas represivas protegen mientras se cobran la vida de jóvenes de la clase trabajadora como Franco Casco, Jonatan Herrera, David y Ema. ¡No a la militarización de los barrios, no a la baja de la edad de imputabilidad, juicio y castigo a la policía asesina, desmantelamiento de las redes de la trata y el narcotráfico!”.

La fuerza del frente único

El acto mostró un importante reagrupamiento de la izquierda clasista. Es un potencial que debe expresarse en todos los terrenos de la lucha de clases. El frente único en apoyo a los desocupados que no pactan la gobernabilidad para el ajuste, el impulso de las acciones resueltas nacionalmente de parte del sindicalismo combativo, la intervención en la lucha por los reclamos populares para romper el chaleco de fuerza que el centroizquierda y el peronismo le imponen a la masa de los trabajadores; son tareas urgentes para desarrollar un polo político de independencia de clase, en oposición a la colaboración de clases que marca el compás de las direcciones sindicales y estudiantiles que dominan el escenario de Rosario y Santa Fe.

Reforzados, salimos al último tramo de la campaña a conquistar el voto de los trabajadores, para preparar la lucha contra el ajuste que se viene con el gobierno del peronista Omar Perotti. Desde el PO en el FIT-U, le opondremos una campaña atada a las reivindicaciones obreras, para que la crisis la paguen los capitalistas.
 

Compartir

Comentarios