fbnoscript
17 de julio de 2019

Alberto Fernández y el “paliativo” de militarizar a la juventud

En alusión al “Servicio Cívico Voluntario” de la Gendarmería para jóvenes de entre 16 y 20 años sin estudios ni trabajo, anunciado ayer por el Ministerio de Seguridad, Alberto Fernández aseguró que “es mejor que hagan esto antes que no hagan nada, está claro, pero esa no es la solución, es un paliativo”.

Con la declaración, el candidato presidencial del Frente para Todos dejó en off side a varios de los dirigentes alineados con su lista y desmintió a Página 12, que tituló su artículo sobre el tema asegurando que “la colimba de Bullrich solo generó rechazos” (17/7). Fernández presenta como una “salida de emergencia” una resolución que apunta a reinstalar políticamente a las fuerzas represivas y a una vuelta del servicio militar, y aparece como una tentativa represiva y regimentadora contra la juventud que sufre el vaciamiento educativo, la falta de empleo y/o su precarización por parte de Glovio y compañía.

La condescendencia de Fernández con esta “educación” de jóvenes a manos de la fuerza que desapareció y asesinó a Santiago Maldonado no es casual. Fernando Espinoza, quien se candidatea para volver a gobernar La Matanza de la mano del Frente para Todos, lanzó spots reclamando que esa misma Gendarmería vuelva a patrullar los barrios. No está de más recordar que aquel desembarco de esta fuerza en el Conurbano encontró su fin, entre otras cosas, ante la proliferación de casos de gatillo fácil contra… los jóvenes. Luego de los videos, Espinoza insistió en esa orientación represiva al cuestionar, en una entrevista televisiva, que Macri y Vidal “no hablan de la inseguridad”.

Asistimos a una bolsonarización de la campaña electoral, tanto del gobierno como de la oposición. Si el anuncio de Patricia Bullrich apuntaba a sumar otro eje a la patrocinada baja de la edad de imputabilidad o la militarización de las fronteras, Alberto Fernández no quiso quedarse afuera de esta derechización. Es un gesto político, como lo es la aseveración, repetida hasta el cansancio, de que en caso de ganar las elecciones pagará la deuda externa y llegará a un acuerdo con el FMI. Cuenta a su favor, para mostrarse como hombre de mano firme, con el currículum kirchnerista de haber puesto al genocida Milani al frente del Ejército, a la Gendarmería a espiar a las organizaciones populares con el Proyecto X, la sanción de la Ley Antiterrorista por orden del imperialismo, y los miles de presos por luchar bajo su gobierno.

Solo el Frente de Izquierda – Unidad reagrupa a quienes luchan cotidianamente contra los atropellos represivos contra la juventud, así como contra la uberización y contra los ataques a la educación pública. A esos jóvenes que han protagonizado movilizaciones excepcionales durante la rebelión universitaria, por el aborto legal y la ESI, contra el crimen de Santiago Maldonado y la Masacre de Monte, nos dirigimos con un programa político de ruptura con este régimen represor y fondomonetarista. La única perspectiva progresiva para la juventud es organizarse, de manera independiente del Estado y los partidos del régimen, para derrotar esta ofensiva y abrir paso a una salida de los trabajadores para que la crisis la paguen los capitalistas.

Compartir

Comentarios