fbnoscript
10 de julio de 2019

El Delta de Tigre, otra vez sin luz

Durante este fin de semana miles de vecinos y vecinas de la zona del Delta del Tigre padecieron prolongados cortes de luz, que se extendieron por más de 96 horas (y, en el caso de la segunda sección, continúan hasta el día de hoy), afectando a su vez al servicio de agua –que se abastece a través de bombas eléctricas- y a los medios de comunicación de la isla, que funcionan con antenas que requieren de energía eléctrica. 

La zona isleña se ve afectada de forma sistemática por los cortes del suministro eléctrico. Edenor no ha hecho nada para que esta situación no se repita, pese a los reclamos recurrentes de los y las vecinas.  Lo mismo vale para los gobiernos provincial y municipal, que se tiran la pelota de un lado a otro sin dar ninguna solución.

Sumado a esto, en los últimos días cuadrillas de Edenor han procedido al corte del suministro de aquellos vecinos que tienen instalaciones irregulares, a las que se han visto obligados por la la falta de respuestas a su pedido de que instalen medidores. Más acciones infames de la empresa con complicidad del Estado. 

La situación que viven los isleños no es una excepción: los barrios populares del distrito no cuentan con los servicios indispensables como gas, agua, luz y cloacas, entre otros, generando una situación de abandono y falta de condiciones básicas para la mayoría de la población, mientras que se le da vía libre a los aumentos de las tasas, impuestos y servicios. 

La falta de condiciones mínimas de infraestructura y servicios se integra al cuadro de crisis de vivienda que sufren las familias trabajadoras del distrito, que es la contraparte de los grandes negocios inmobiliarios financiados e impulsados por la gobernadora María Eugenia Vidal y el intendente Julio Zamora.

Organicemos asambleas de vecinos/as para votar un plan de lucha por la inmediata restitución  del servicio de luz en la zona de las islas, cuadrillas de emergencia para los vecinos que se encuentran afectados, un resarcimiento económico por las pérdidas ocasionadas y el impedimento de todos los cortes compulsivos.

El Partido Obrero en el Frente de Izquierda-Unidad plantea la nacionalización sin pago del sistema energético con control de los usuarios y trabajadores, para terminar con este gran negociado entre las empresas privadas y el Estado; la apertura de los libros contables de las empresas, con el fin de investigar hacia dónde van los millones de pesos en subsidios que pagan los usuarios; y la inmediata anulación de los tarifazos que se vuelven impagables para las familias trabajadoras.

En esta nota:

Compartir

Comentarios