fbnoscript
13 de mayo de 2019

Scioli, abanderado de la gobernabilidad macrista

Daniel Scioli protagonizó en la última semana un rally mediático en defensa del gobierno macrista. El último candidato presidencial kirchnerista planteó en diferentes entrevistas que la gestión de Vidal en la provincia de Buenos Aires lo había “sorprendido gratamente” y que “Macri sabe que cuenta conmigo” para “ayudar al gobierno”.

Scioli concurrió también esta semana a la Casa Rosada para darle aire a la convocatoria “dialoguista” de un gobierno cada vez más minoritario. A la salida de la reunión Scioli ponderó que fue una “charla sincera”, dijo que su presencia busca “llevar tranquilidad” a la sociedad, aunque aclaró que “no se trató de ninguna adhesión a ese documento”, en relación a los diez puntos que lanzó el macrismo, aunque agregó que “las soluciones que hoy necesita la Argentina, de inmediato, tienen que surgir del aporte y la voluntad de todos nosotros, sin especulaciones, sin mezquindades y con grandeza”.

Scioli y Macri, a pesar de haber competido en las elecciones del 2015, han compartido muchos planteos políticos y económicos en el tiempo reciente. Miguel Bein, principal asesor económico de Scioli, ha dicho en múltiples oportunidades que hubiera llevado adelante una política económica muy similar a la del macrismo. Gustavo Ferrari, armador político de Scioli cuando pensaba en una interna contra el kirchnerismo, es hoy el ministro de Justicia de Vidal.

Desde el kirchnerismo nadie ha desautorizado al ex-gobernador que, al igual que Felipe Solá y Agustín Rossi, se anotó en una posible interna presidencial del PJ más afín a CFK. En su libro “Sinceramente”, la ex presidenta se interroga si de haber encabezado la lista de diputados del FpV hubiera alcanzado para cubrir la estrecha diferencia con la que Macri se impuso en el ballotage 2015, lo cual equivale a una reivindicación del motonauta.

CFK no se ha sumado al consenso de los 10 puntos, pero envió a Kicillof a Estados Unidos a exponer garantías de que respetará el endeudamiento con el FMI y los bonistas privados. El cuidado de los K por no golpear políticamente a Macri en medio de la crisis equivale a su sostenimiento. En esta línea de salvataje del gobierno se anotan también la Iglesia, la burocracia sindical y el conjunto del PJ.

Para enfrentar realmente al gobierno de Macri, impulsemos un programa de los trabajadores: paro activo de 36 y plan de lucha para expulsar a Macri y a todo el régimen político que sostiene el acuerdo del FMI.

En esta nota:

Compartir

Comentarios