fbnoscript
8 de enero de 2019

Brote de Hanta Virus en Epuyen

Ya son 23 los casos positivos, 6 de ellos fatales.

Según el último parte brindado por las autoridades de área programática perteneciente al Ministerio de Salud de Chubut, del día 6 de enero de 2019, las cifras del brote de Hanta Virus en Esquel y la Comarca Andina ascienden a 23 casos positivos, seis de ellos fatales. Existe un caso más en calidad de sospechoso, mientras que se han descartado ocho.

Del total de afectados, siete permanecen internados como pacientes de sala y dos en la Unidad de Terapia Intensiva en el Hospital Esquel, una persona en la UTI del Hospital de Bariloche y una mujer de nacionalidad chilena en Puerto Montt.

La desatención de un riesgo previsible y el marco más general de abandono de la salud pública, marcan la responsabilidad de las autoridades -que ahora han resuelto el parche de suspender las fiestas regionales, que aglutinan a decenas de miles de personas.

Una eventualidad previsible

El hanta virus se encuentra presente también en otros puntos de Argentina (sobre todo en el noroeste y la provincia de Buenos Aires), con mayor fuerza en otras áreas de América e incluso en Asia y Europa -en este último caso con características clínicas diferentes que lo clasifican como hanta del "viejo mundo". 

Pero la particularidad de virus hanta Andes Sur es que es el único que ha mostrado capacidad de transmitirse entre personas (con excepción de algún reporte aislado para el virus hanta Andes Centro de Buenos Aires). Esta transmisión interhumana no suele ser su comportamiento habitual -suele darse por el contacto con excrecencias de roedores-,pero fue su carta de presentación en la Argentina -cuando irrumpió en El Bolsón allá por 1996, produciendo unos 20 casos. Lamentablemente, ese brote récord en la historia ha dejado ahora de serlo, siendo superado por la situación actual en Chubut, con epicentro en Epuyén.

Ante los escasos reportes de casos de transmisión interhumana entre ambos brotes fuera de Chubut, sumado a que en la provincia todos los años hay dos o tres casos por exposición a roedores, las autoridades gubernamentales-sanitarias tomaron la virtual frontera de Río Negro como una especie de “muro de bioseguridad” que nos mantendría eternamente exentos de la particularidad del virus Andes Sur. La consecuencia es la que estamos viviendo: la ausencia total de un plan de contingencia premeditado ante una eventualidad previsible. 

Tanto las autoridades provinciales de salud, como las nacionales, corren por detrás del problema.

Se reconoce tardíamente la transmisión interhumana -es más, aún se habla contradictoriamente de la misma. Se reflotan líneas de investigación diagnóstica y terapéuticas eternamente desatendidas. Se pretende saldar el déficit del recurso humano en salud y del recurso material y de bioseguridad de los hospitales de la región con puro maquillaje.

Pero para la atención necesaria, los hospitales necesitan ser dotados de trabajadores de limpieza, de enfermeros y de médicos. Y garantizar normas de bioseguridad que les permitan atender a los casos de hanta sin desatender las necesidades del resto de la población, garantizando la seguridad para trabajadores, pacientes y familiares de pacientes.

En este momento se encuentran aisladas 50 personas sanas, que han estado en contacto con pacientes enfermos y en observación. La mayoría se encuentran en Epuyén pero también hay familias aisladas en El Maiten, en Trevelin y en Cholila.

No al pago de las deudas usurarias, mayor presupuesto para salud

Hace un año el Estado provincial, respondiendo a las exigencias de Nación, lanzó el decreto de “modernización del Estado”, con la pretensión de profundizar aún más los grandes recortes al área, reduciendo la planta laboral y desconociendo el Convenio Colectivo de Trabajo. Con esa política se agravó el déficit de personal y la precarización de los trabajadores (horas guardia, contratos, becas), mientras que la deuda con los proveedores jaquea la provisión de insumos básicos y las deficiencias edilicias saltan a la vista.

Ante este brutal ajuste los trabajadores de la salud respondieron con mayor organización y un plan de lucha. Frente a la ley de emergencia económica que impulsaba el gobierno de Mariano Arcioni, le opusieron la declaración de la emergencia sanitaria, es decir, arribaron a la conclusión que de no resolverse esta situación, seguirían sin la capacidad de garantizar la asistencia sanitaria de la población.
Más que nunca debemos acompañar la lucha de los trabajadores de la salud por todos sus reclamos, por aumento de presupuesto, por inversiones en investigación e implementación de políticas de prevención, por el cumplimiento del convenio colectivo de trabajo, por el pase a planta de todo el personal, aumento de salario y contra la implementación de la “Cobertura Universal de Salud”, que viene a garantizar el brutal recorte y ajuste.

Cobertura y asistencia total para los pacientes, familares y vecinos aislados a cargo de la provincia y los municipios.

Hoy el comienzo de año nos encuentra en esta situación, no queremos más parches que ponen en riesgo la salud de nuestra comunidad.

En esta nota:

Compartir

Comentarios