fbnoscript
3 de enero de 2019 | #1534

Vidal y el posible adelantamiento electoral

“Sálvese quien pueda”

La crisis política, el temor a una posible derrota en la provincia y los pactos con el Frente Renovador y el PJ -para aprobar el Presupuesto de ajuste- abren la posibilidad que el oficialismo separe las elecciones del mayor distrito del país de las elecciones nacionales.  El posible  desdoblamiento podría terminar siendo triple. Por un lado, la elección de los cargos provinciales, por otro los municipales y luego los cargos nacionales  junto a la elección presidencial.

El desdoblamiento es inseparable del derrumbe del macrismo, porque Vidal teme ser arrastrada por una posible derrota de Macri  frente a un reagrupamiento pejotista con o sin Cristina a la cabeza. Lo mismo sucede con las más de sesenta intendencias que obtuvo el PRO en la provincia. Al mismo tiempo, el pacto montado con el massismo y el PJ para hacer pasar el presupuesto provincial, parió una comisión bicameral para tratar el desdoblamiento. En el acuerdo en discusión, el massismo reclama poder conservar una docena de municipios,  y no ser barrido frente a la posibilidad de una polarización “por arriba”.  Este operativo chocan con la constitución provincial, que señala que las elecciones municipales deben realizarse junto con la de gobernador. Para salvar los acuerdos, evalúan realizar elecciones con boleta electrónica “como prueba piloto” en algunos distritos, lo que le facilitaría al massismo un “corte de boleta” a su favor.

Vidal intenta zafarse de la crisis de gobierno de Macri en el arranque de un año que vuelve a colocar la crisis capitalista con mayor agudeza.  La gobernadora cedió a Macri el mismo monto millonario que había recibido como parte del “fondo de resarcimiento del conurbano”, cuando aceptó el traspaso de los subsidios a las privatizadas de energía y el transporte -un claro reclamo del FMI. Vidal se encuentra parada en el Titanic. Los impuestazos previstos no alcanzan para paliar la crisis. La provincia está endeudada en dólares en un 75%, lo que la coloca al borde de la quiebra ante la posibilidad de nuevas devaluaciones. La autorización del nuevo endeudamiento sólo sirve para pagar los intereses de deuda sin tocar el capital, continuando con una acumulación de deuda explosiva.
            
Ganadores y perdedores 

Macri no ignora que este desenganche le restaría apoyo en las nacionales. Aceptando ese perjuicio, intentaría sacar algún beneficio secundario de un  posible triunfo previo de Vidal. Además, especula con “vaciarle” por abajo el apoyo a una posible candidatura de CFK o cualquier variante pejotista. Esto ha llevado al PJ a pronunciarse en contra de esta variante, y a Vidal a estudiar la posibilidad de puentear la Legislatura e imponer por decreto el adelantamiento. En el PRO entienden que la posibilidad de un reagrupamiento alrededor de Cristina sólo se podría concretar si su candidatura empuja la votación del aparato venido a menos del PJ de la provincia. Una candidatura de CFK sin sostén en los municipios de la provincia de Buenos Aires la colocaría en franca debilidad para imponerse frente al macrismo, incluso, podría cuestionar su presentación. El adelantamiento electoral implica también la eliminación de las Paso provinciales. Mediante esta maniobra, Vidal intenta asegurarse una mayor dispersión de listas y así evitar la conformación de nuevos escenarios luego del filtro de las internas.

El papel del Frente de Izquierda

El posible adelantamiento electoral en el principal distrito del país, sacudido como pocos por la crisis social y la bancarrota económica,  no puede ser dejado de lado por el Frente de Izquierda. Es necesaria una fuerte campaña de denuncia del co-gobierno del peronismo con Vidal contra los trabajadores -que incluye al kirchnerismo que obtuvo el nombramiento de Juliana Di Tulio en el Bapro-, la defensa de los puestos de trabajo y el salario, la ocupación de toda fábrica que cierre o despida masivamente, el rechazo a todo aumento de los impuestos, el repudio al pago de la deuda usuraria, la defensa de la educación y la salud pública y gratuita frente al ajuste del gobierno y la organización independiente de los trabajadores frente al corset de la burocracia sindical colaboracionista.

Tanto Vidal como Cristina son representantes del Vaticano contra los derechos de las mujeres y tributarias de la política de contención de las masas en la que la Iglesia juega un papel decisivo. El conurbano, sin embargo, es un polvorín social que debe ser organizado y convocado a luchar contra el ajuste en marcha, tanto en el movimiento obrero como entre los desocupados. Otro ejemplo lo han dado los docentes, que enfrentaron a Vidal con 29 días de paro. Sin embargo, la burocracia sindical kirchnerista evitó avanzar en un plan de lucha que le torciera el brazo  al gobierno. El FIT tiene que ser la expresión política de cada lucha que desarrollan los trabajadores.

La situación impone la necesidad de realizar un acuerdo integral del FIT para poner en pie una campaña nacional y en la provincia, y desarrollar una gran organización en cada uno de sus pueblos y ciudades. Mientras los partidos patronales han co-gobernado con el PRO  aprobando todos los ataques a los trabajadores, el Frente de Izquierda debe abrirse paso en la defensa de los intereses de los explotados, promoviendo una salida obrera y socialista a la crisis. La atomización electoral no puede ser escindida de la crisis de las propias organizaciones defensoras del régimen vigente. El Frente de Izquierda tiene la oportunidad política de lanzar en forma común una gran campaña y enfrentar a las corrientes de la burguesía y el imperialismo como una fuerza desplegada en todo el país, partiendo de la referencia política conquistada.

Compartir

Comentarios