fbnoscript
20 de octubre de 2018

Mariano Ferreyra y su lucha, una escuela de formación política

El Partido Obrero homenajeó a su militante más querido en la esquina de Barracas donde cayó asesinado por la patota de José Pedraza.
Por Corresponsal
Mariano Ferreyra y su lucha, una escuela de formación política

Foto: Juan Diez

Bajo una lluvia tenue pero persistente, la militancia del Partido Obrero volvió a darse cita en la esquina de Luján y Pedriel, del barrio de Barracas, para homenajear a Mariano Ferreyra en el octavo aniversario de su asesinato.

Entre sus compañeros de militancia y amigos, estuvo también presente Elsa Rodríguez, acompañada de su hija Vanesa. Las secuelas sufridas por la herida de bala que recibió aquel 20 de octubre de 2010, no mellaron su inquebrantable voluntad de lucha. 

El acto contó con tres oradores: lo abrió el luchador ferroviario Jorge Hospital, dirigente de la Lista Gris - Agrupación Mariano Ferreyra; le siguió en el uso de la palabra Patricio El Bé, compañero de Mariano y uno de sus grandes amigos. El cierre estuvo a cargo de Gabriel Solano, por el Comité Nacional del Partido Obrero.

Elsa RodriguezHospital reivindicó a la nueva generación que se integra a la lucha y a las filas de la Unión de Juventudes por el Socialismo. “Quizás no lo conocieron o eran niños cuando mataron a Mariano, pero Mariano se transformó en un símbolo de la lucha permanente contra la precarización y la tercerización”. Denunció la continuidad de la tercerización en el ferrocarril y la complicidad de la conducción de la Unión Ferroviaria, encabezada por Sergio Sasia, a la que calificó de “heredera de Pedraza”. 

“Los trabajadores tercerizados ganan la mitad, trabajan muchas más horas, no les reconocen las horas extras ni los accidentes laborales. Esta era la lucha de Mariano: la unión del movimiento obrero y la juventud contra este régimen de explotación”.

Jorge Hospital

“Siempre hay algo nuevo para decir de Mariano”, comenzó el Bé. “Su memoria siempre arroja nueva luz sobre los problemas políticos del presente. Siempre nos trae algo nuevo para decir sobre la burocracia sindical, los capitalistas y el rol del Estado. Este no es un acto rutinario, es una escuela de consciencia de clase”. Al finalizar recordó a Mica, a Pablo Rieznik y a otros compañeros que ya no están y que fueron también grandes constructores del partido de Mariano.

Be

Gabriel Solano retomó la idea central del discurso del Bé. “Efectivamente esta esquina es un curso de formación política. Nos recuerda que el Estado es una fuerza armada contra los trabajadores, en democracia o en dictadura, así sea una democracia ´nacional y popular´, siempre es una fuerza contra los trabajadores. Pero una cosa es la teoría y otra es vivirlo. El crimen de Mariano nos recordó a los que no vivimos la dictadura que hay una división de sangre entre los trabajadores y los capitalistas, nos recordó hasta donde pueden llegar los capitalistas cuando sus privilegios se ven afectados”.

Leer más: Mariano Ferreyra y los cuadernos de Centeno

Leer más: Mariano Ferreyra, 8 años

“Se vota cada dos años, pero se labura todos los días”, apuntó Solano. “Y en las fábrica hay una dictadura, primero de la patronal, segundo de la burocracia. ¿O se puede decir en una fábrica ´yo milito en el Partido Obrero´ y que no te echen al día siguiente? En las fábricas se milita como en la dictadura, de manera clandestina. El de Mariano no fue el único crimen contra los luchadores populares, pero otras fuerzas políticas que sufrieron antes el asesinato de uno de sus militantes no superaron la prueba, precisamente, por no tener un programa y una caracterización histórica del Estado. Así fue que dirigentes del movimiento donde militaban Kosteki y Santillán terminaron como funcionarios. Nosotros, en cambio, junto a un enorme frente de organizaciones, pudimos llevar a Pedraza a la cárcel porque tenemos un programa. Por eso esta esquina es un curso de formación política, un curso de formación sobre el papel del Estado, ese que Mariano tantas veces enseñó en los campamentos de la UJS”.

Gabriel Solano

Solano recordó la responsabilidad política de los K y refutó el mito difundido por el kirchnerismo de que ´la bala que mató a Mariano rozó el corazón de Néstor´. “Cuando Kirchner se murió de un infarto, Pedraza estaba libre. En diciembre, dos meses después, querían meter presos a los luchadores del PO. Fue la lucha lo que logró la detención de Pedraza en su departamento de un millón de dólares en Puerto Madero”.

“Nuestro juramento”, concluyó Solano, “fue que el movimiento de justicia por Mariano no se disipara y tuviera  una expresión política. Así se formó el Frente de Izquierda. En Brasil no hay Frente de Izquierda, la izquierda se fue al bombo con el PT. Una cosa se vincula con la otra, porque es la lucha contra el capital, por la emancipación de la clase obrera mediante la lucha de partido. Mariano fue un gran constructor del Partido Obrero en el movimiento obrero, en el movimiento estudiantil, en los barrios. Juramos llevar esta lucha hasta el final”.

Mariano Ferreyra, una vez más, te decimos ¡presente!

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios