fbnoscript
9 de octubre de 2018

El gobierno destruye el fondo de respaldo de las jubilaciones

El Fondo de Garantía de la ANSES perdió una tercera parte de su valor en 2018.

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) del Anses, que está compuesto por dinero que aportaron los trabajadores a la caja de jubilaciones, perdió u$s22.000 millones de su valorización en los primeros ocho meses de este año, lo que equivale a casi la tercera parte del total de u$s64.000 millones que tenía a fines del 2017, según el informe que acaba de presentar al Congreso el jefe de Gabinete, Marcos Peña. La caída mayor –u$s10.000 millones– se produjo en agosto pasado por la brusca devaluación del peso durante ese mes.

Además de la carrera desbocada del dólar, que duplicó su valor desde fines del 2017, la enorme pérdida del 35% del valor en divisas del FGS, se explica también por la caída –como producto de la crisis– en la valorización de los activos en los que está invertido ese dinero de los jubilados, cuyo fin, según fuera anunciado al conformarse el Fondo, era que sirviera como respaldo de los haberes previsionales ante situaciones de emergencia.

El FGS está integrado en un 63% por títulos públicos, –muchos de ellos valuados en pesos y cuyas cotizaciones fueron sacudidas y cayeron por la crisis y perdieron valor medidos en dólares– y un 13% por acciones de sociedades anónimas.

Pero el monto no solo se depreció medido en dólares, sino también en valores constantes, es decir contrastado contra la inflación de este año. El monto en pesos del FGS había crecido un 15% desde enero, mientras que, en ese mismo período, la inflación saltó un 19,4%.

El Fondo, que es manejado por la ANSES, se conformó originalmente con los bonos y las acciones que estaban en manos de las AFJP cuando éstas fueron disueltas.

Lejos de ser mantenido como un fondo de contingencia, el Gobierno acordó con el FMI vender “activos del FGS para ayudar a financiar el pago de jubilaciones y pensiones, incluyendo aquellas en la ley de Reparación Histórica”.

El gobierno se orienta a golpear duramente al régimen previsional, a los haberes jubilatorios y a las condiciones de retiro de los trabajadores. Esta liquidación del FGS forma parte de esa ofensiva.

Luego de la reforma previsional aprobada en medio de una gran resistencia y movilización popular en diciembre pasado, el gobierno se orienta a tratar de imponer un aumento en la edad jubilatoria, a reducir aún más el monto inicial de los haberes, que hoy ronda el 50% del sueldo y una nueva modificación en la mecánica de actualización de las jubilaciones que las haga perder más su capacidad de compra.

El plan de guerra del gobierno macrista y los mandatarios provinciales contra los jubilados debe ser enfrentado en una lucha común de estos con los trabajadores, porque lo que está en juego es la subsistencia actual o futura, luego del retiro y después de haber aportado decenas de años durante la vida activa.

No al aumento de la edad jubilatoria.

Por el 82% móvil del salario en actividad.

En esta nota:

Compartir

Comentarios