fbnoscript
27 de septiembre de 2018 | #1521

Raúl Sepúlveda

Durante el cuarto paro general al gobierno de Macri, despedimos con mucho afecto al compañero Raúl Sepúlveda, enfermero y delegado de Sutecba del Hospital Ramos Mejía de la Ciudad de Buenos Aires. Luego de permanecer internado en el hospital, que era su segunda casa, y acompañado por el cariño y aguante de su familia y compañeros de militancia, Raúl dejó de sufrir ante una enfermedad que lo castigó duramente. 

Desde estas páginas queremos recordar la trayectoria militante del compañero, quien desde 1982 y hasta el último día de su vida se vinculó  con la militancia sindical en uno de los gremios más burocrático de la Ciudad, el Sutecba. Junto a compañeros municipales del Partido Obrero fundó la Lista Marrón, última oposición a Genta y Datarmini. Al calor del Argentinazo y la lucha de los desocupados de 2001, participó de las asambleas barriales y, junto con compañeros del Hospital Ramos Mejía, ganaron por primera vez la Junta Interna del Sutecba. Más adelante, organizaron un gran paro en 2006, contra los cambios en el régimen laboral que cercenaba los derechos de los trabajadores. En el último período fue un gran organizador de la lucha por el salario. Entre 2014 y 2016 estuvo a la cabeza de asambleas, paros  y movilizaciones, poniéndose a la vanguardia de la lucha contra el pacto paritario de hambre del Sutecba y el gobierno de Rodríguez Larreta.

En 2016 integró la Lista 3, recuperando la Junta Interna, actualmente dirigida por un frente antiburocrático. Raúl se despidió siendo delegado de sector, reconocido por sus compañeros, pero también por todos los trabajadores del hospital. Enfrentó a la burocracia sindical más podrida, trabajando incansablemente y defendiendo a los compañeros trabajadores y  a la salud pública con mucha tenacidad. 

Raúl fue un compañero que no sólo se destacó por su desarrollo sindical. Desde su militancia en el barrio de San Cristóbal colaboró activamente en la toma de AGR, prestando asistencia a los trabajadores y cumpliendo una tarea política con mucho compromiso militante, acompañando a los despedidos en las recorridas por el fondo de huelga por los hospitales porteños. Fue un impulsor de las campañas electorales junto a nuestros candidatos en las actividades hospitalarias. Y siempre estuvo en la primera línea de las movilizaciones y la defensa de las libertades de los luchadores, haciéndose presente y apoyando al compañero César Arakaki. 

Por todo esto, porque siempre estuviste del lado que hay que estar, tus compañeros te recordaremos con mucho afecto y cariño. 

Hasta la victoria siempre, Rulo. 

Compartir

Comentarios