fbnoscript
23 de octubre de 2019

Se publicó el folleto “La Ola Verde”

Un texto de Vanina Biasi sobre las perspectivas de la lucha por el aborto legal y la separación de la Iglesia del Estado

“La Ola Verde” debutó en el 34 Encuentro de Mujeres y Disidencias de La Plata, dando en el corazón de uno de los principales debates que atravesó el evento, luego de un año de enormes esfuerzos por parte de todos los partidos del régimen para desmovilizar a las mujeres.

El texto no sólo ofrece un análisis del desarrollo de la potente marea verde, que conmocionó al país y al mundo, sino que lo coloca en el marco de los debates actuales, a más de un año y medio de la votación negativa en el Senado, ofreciendo una orientación y conclusiones que hacen a la actualidad de esta experiencia.

Contra la tesis del espontaneismo, que sugiere que este movimiento se puso en pie de un día para otro -y podría desvanecerse por lo tanto sin dejar huellas-, Vanina aborda la historia de una lucha que fue creciendo al calor de incesantes esfuerzos por parte de las organizaciones de mujeres que intervienen en nuestro país, que construyeron masivos Encuentros de mujeres a lo largo de 34 años, movilizaciones y paros los 8 de marzo, la rebelión de los 3J por #NiUnaMenos, entre otros hitos. En particular, vislumbra el rol de la izquierda revolucionaria en nuestro país, que ha sido baluarte en la defensa de la bandera del aborto legal y la denuncia al rol de las iglesias como rueda auxiliar del capital en la reproducción de una ideología oscurantista al servicio de la dominación y la opresión. Como bien señala Vanina, “el despliegue de este movimiento de lucha permitió la elaboración de un programa concentrado en la cuestión de la opresión específica que sufre la mujer bajo el capitalismo”.

La rebelión de las pibas contra el Estado abortista y opresor

La publicación recorre en varios capítulos las distintas aristas y lecciones políticas que brinda esta potente lucha. Una comprensión sobre el aborto clandestino como recurso del capital, mediante un mecanismo de disciplinamiento que reposa en un andamiaje jurídico de tutela estatal sobre la mujer. Analiza el carácter clasista de esta imposición, no sólo porque son las trabajadoras las que sufren las peores secuelas de la clandestinidad, sino porque es a quienes este mismo régimen social priva de los recursos para poder ejercer plenamente una maternidad deseada (desocupación, trabajo precario, falta de vivienda, de acceso a la salud y a la educación). El papel de las iglesias -y en particular de los curas villeros, a quienes se pretende vestir de progresismo, y la burocracia sindical -las dos patas junto al empresariado del pacto social que prepara Alberto Fernández contra las y los trabajadores- también son ampliamente analizados.

El texto se destaca por abordar el fenómeno de la marea verde como parte de una lucha contra el poder clerical dentro del Estado y contra el propio Estado capitalista. Lejos de un abordaje académico o anecdótico, se introduce en el alcance político y la confrontación de fondo que esta lucha implicó. De este modo, reconstruye el papel jugado por cada fuerza de Estado y sus representantes, que han contado con voceros “verdes” montados en esta lucha, sin romper sus compromisos con las Iglesias y el establishment. Contra la tesis de la “sororidad”, que implicaría un frente común de las mujeres sin distinción de clase ni del carácter de clase de los partidos que integran, “La Ola Verde” desenvuelve el entramado que se cocinaba contra la rebelión de las pibas “desde los pasillos del poder”.

El protagonismo de la juventud en esta lucha y el reagrupamiento de colectivos de trabajadoras de distintos ámbitos en torno a la misma, también son abordados como potencia de un movimiento que fue más allá de la defensa del derecho a la salud -y la salud sexual- en sus planteos, e incorporó una mirada crítica del mundo del trabajo y del sistema educativo, como engranajes de un régimen que reproduce la discriminación contra las mujeres. El texto pone en contexto a su vez este fenómeno a escala nacional, destacando cómo el movimiento se abrió paso incluso en las provincias de histórico dominio de las iglesias de la mano fundamentalmente del PJ, como la Tucuman de Belén y Lucía -que es asimismo la de los Alperovich y Manzur.

Lucha política

El protagonismo de la autora en cada episodio de esta lucha, en particular en la gestación del movimiento durante el propio 2018, aporta un elemento distintivo y suma a una vívida lectura de las polémicas y la trama organizativa de los primeros cabildeos, los pañuelazos, los martes verdes, las distintas orientaciones en pugna en un movimiento donde intervinieron todas las clases sociales, cuyas estrategias en choque forman parte del entramado que condujo a la frustración de la ley en agosto de 2018. Pero también el debate que recorrió al movimiento luego de aquel 8A, y la batalla que el Plenario de Trabajadoras libró en soledad ofreciendo una herramienta para la continuidad de esta lucha con el planteo de la consulta popular vinculante -en contraposición al “aborto legal 2020” que defendió la Campaña Nacional a tono con la necesidad de los partidos patronales de desviar al movimiento detrás de las ilusiones del proceso electoral venidero.

Hoy, a días de que ejecute la elección, el desvío que nos proponen es aceptar una despenalización trucha, cuyos límites marcan de antemano el hecho de que su promotor -el más que probable próximo presidente Alberto Fernández- busca hacer pasar la continuidad del plan de guerra del FMI reforzando el papel de las iglesias en el Estado y la injerencia de éstas en todos los ámbitos de nuestras vidas. El folleto de Vanina es un aporte importante a este debate, destinando varios capítulos a analizar en profundidad lo que se pone en juego para nuestra lucha en la próxima etapa, que debe centrarse en el reclamo del inmediato tratamiento del proyecto de ley de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal.

Perspectivas

La mejor virtud de esta publicación es que no sólo brinda herramientas para comprender el alcance que tuvo la lucha de la ola verde y las grandes enseñanzas que de ésta se desprenden, sino su proyección en materia de conclusiones y capital político para nuestra causa. Se impone ahora para las mujeres y las disidencias, la tarea de recuperar la movilización callejera, el estado asambleario, y todo aquello que nos permita defender nuestra organización y programa y crecer más. “Porque sólo con esa movilización, yendo a los barrios, lugares de estudio y de trabajo, reuniendo asambleas, vamos a conquistar nuestros derechos” -como señala la autora.

“La Ola verde” es asimismo un aporte a la comprensión de “la necesidad y la urgencia del socialismo como estrategia política que debe guiar el conjunto de nuestras luchas”.

Conseguí el folleto en todos los locales del Partido Obrero y en las mesas de la UJS en facultades y colegios. ¡Buena lectura y a sacar todas las conclusiones para reforzar esta lucha!

Compartir

Comentarios