fbnoscript
5 de febrero de 2019

Absolvieron a la médica condenada por practicar una interrupción legal del embarazo

El caso de Estrella Perramón en Chubut

En 2017, la médica residente de El Maitén, Estrella Perramón, fue procesada y llevada a juicio por haber llevado adelante una interrupción legal del embarazo, en el marco del protocolo nacional y la propia ley provincial XV n° 14.

Keila Jones, una adolescente de la comunidad, solicitó en el hospital público de El Maitén llevar adelante el procedimiento de la ILE (interrupción legal del embarazo), pocas horas después terminaría falleciendo. A raíz de esto, fiscalía y la querella llevaron a Estrella a los tribunales bajo el presunto delito de aborto punible seguido de muerte. La etapa de investigación a cargo de la fiscalía siempre estuvo dirigida a demostrar que Estrella era responsable de la muerte de Keila por la práctica, tratando de demostrar la peligrosidad de la misma, nunca se investigaron otras posibles causas del fallecimiento. Aun con el débil resultado de la investigación, se decidió elevar la causa a juicio. 

Las pruebas recolectadas en la etapa previa y ventiladas en el juicio, demostraron que no había relación causal entre la práctica de la interrupción del embarazo y el fallecimiento de Keila. No pudiendo condenar a la médica por este tipo penal, se la condenó por el delito de lesiones leves. En el transcurso del juicio oral, se hizo sentir la presión de grupos vinculados a la Iglesia. El mismo juez José Colabelli hizo notar su marcada moral religiosa al momento de dar el fallo condenatorio. Esto develó el trasfondo del procesamiento e imputación de Estrella, la intención de fondo de demonizar una práctica que en Chubut es legal y de amedrentar a los trabajadores de salud que garantizan este derecho para que en un futuro se declaren objetores de conciencia, ante el temor de terminar procesados. 

La Cámara Penal confirmó el fallo y la defensa de la médica apeló. En el día de ayer, 4 de febrero, el Superior Tribunal de Justicia absolvió a Estrella, haciendo notar que no existían en la causa pruebas que demostraran que el fallecimiento de Keila estuviera relacionado con el aborto. Además, los jueces sostuvieron que se transgredió el principio de congruencia, que implica una correspondencia entre el hecho imputado y el descripto en la sentencia (de acusarla por un delito complejo y doloso, se la había condenado por un delito culposo).

Desde el Plenario de Trabajadoras celebramos la absolución de Estrella, rechazamos el intento de demonizar la práctica de la interrupción legal del embarazo contemplada en la Ley XV n°14, así como también repudiamos los intentos de amedrentar a los médicos y trabajadores de salud que garantizan este derecho. Y lamentamos que a raíz del empecinamiento del Estado de probar algo que no fue, la causa de la muerte de Keila nunca se sabrá.

La lucha por el aborto legal y la separación de la iglesia del Estado debe mantenerse y profundizarse, está más vigente que nunca, este caso lo demuestra. Mujeres a organizarse. Que sea ley.

TE PUEDE INTERESAR:

Falleció la bebé prematura de la niña violada en Jujuy

1F: el movimiento de mujeres ganó las calles

La política de la violación de niñas (acerca del editorial del diario La Nación)

En esta nota:

Compartir

Comentarios