fbnoscript
18 de octubre de 2018

Masiva movilización en Puan por Marilina y contra la impunidad de “los hijos del poder”

A 17 años de su violación, murió Marilina Tolón.
Por Corresponsal
Partido Obrero Puan

El sábado 13 de octubre, en el hospital de la localidad de Puan y después de una larga agonía, Marilina Tolón murió de cáncer. Tenía 42 años. Hace 17 años, en esta misma localidad, fue brutalmente atacada por cuatro jóvenes que la violaron y torturaron. Nunca pudo recuperarse de semejante crueldad. 

El lunes 15 de octubre, dos días después de su fallecimiento se realizó una multitudinaria movilización de más de 500 personas reclamando justicia frente a la violación que Marilina sufrió en 2001, cuando tenía 24 años. Esta movilización fue reproducida también en Darregueira. Los presentes y también los medios destacaron que no había habido una movilización de estas características en años. Al pedido de justicia por Marilina, se sumaron padres de otra niña violada hace pocos días también en Puan. 

El caso de Marilina fue acallado por años puesto que su violación fue perpetrada por “hijos del poder”. Como sucedió con María Soledad Morales y más recientemente con Lucía Pérez en Mar del Plata, las conexiones de los supuestos implicados con familias de renombre resultaron en amenazas y dilaciones sobre la denuncia. Una periodista recordó que cuando leyó la noticia en su programa radial en 2001 recibió como respuesta un “las vamos a reventar” (Todas las voces Puan, 16/10). 

En aquel momento la denuncia fue hecha en la UFI N°1 de Puan, a cargo del fiscal Christian Long. El mismo intendente de aquellos años, Horacio López de la UCR, pidió un seguimiento especial. Dos médicos habían constatado, aun 10 días después de la violación, hematomas, moretones y otros signos de la vejación sufrida por Marilina. Al mismo tiempo la familia recurrió al servicio profesional del Centro Preventivo de Puan, como una forma de brindar contención a Marilina (Semanario Reflejos, 31/10/2001). Los nombres no trascendieron más que a través de un panfleto que fue dejado en las urnas de las elecciones legislativas de octubre de 2001 que señalaba que no había que votar “partidos de violadores” y que los “chicos bien” no debían salirse con la suya. 

Sin embargo, pasaron 17 años sin acciones legales. No se conocen los detalles de la investigación policial y judicial, pero no hubo condenados. El crimen quedó impune y los agresores libres. Por todo esto, no es casual que la marcha que reclamó “justicia por Marilina y por todas”, haya culminado frente a la sede de la policía local. Fue una muestra de hartazgo y de advertencia.

La bronca y reacción popular que provocó la triste muerte de Marilina, no solo se manifestó en las calles sino también en las redes sociales, allí se expusieron los nombres y las fotos de los supuestos agresores. Un día después en conferencia de prensa, el intendente del distrito (Facundo Castelli) salió rápidamente a desmentir las acusaciones que, en las redes sociales y a través de audios de whatsapp que circularon entre los vecinos, lo involucran en aquel hecho. Después de anunciar que enviará carta documento a todos los que lo mencionaron, y negó cualquier tipo de participación en la violación denunciada hace 17 años, afirmó que desconocía los detalles judiciales del caso, pero reconoció que, en aquella época, compartía asados y fútbol con los denunciados. Tampoco pudo participar en la marcha como le hubiera gustado, según dijo, por miedo a que sea tomado como una provocación. Castelli, vecinalista, ahora aliado a Cambiemos, recibe, desde el Senado Provincial, el apoyo de Horacio López, el intendente actuante cuando al momento de la violación de Marilina. 

Las responsabilidades están a la vista, la impunidad también. Es necesario poner en pie una comisión investigadora  independiente, frente a la red de encubrimiento montada por el municipio de Puan. 

Que se reabra la causa, que se investigue a fondo hasta dar con todos los responsables.

Que se investiguen las complicidades y responsabilidades policiales, judiciales y políticas que entorpecieron la investigación y garantizaron la impunidad. 

Mantengámonos movilizados hasta conseguir justicia. Justicia por Marilina. Viva el pueblo de Puan movilizado.

En esta nota:

Compartir

Comentarios