fbnoscript
6 de septiembre de 2018

Las organizaciones sociales reclaman contra el hambre, el gobierno reprime

La jornada nacional de lucha mostró la gran bronca popular ante la inflación, los tarifazos y el desempleo.

Las organizaciones sociales protagonizaron hoy una jornada de lucha por reclamos elementales de los más explotados, que mostró la enorme bronca popular contra el ajuste en curso y debió lidiar con los aprestos represivos del gobierno de Cambiemos. 

La movilización se desarrolló a nivel nacional y exigió, ante la disparada de la inflación y el desempleo, puestos de trabajo genuinos y una inmediata duplicación de los montos de los programas sociales y de la Asignación Universal por Hijo (AUH), así como la apertura de los mismos a todos los trabajadores que lo necesiten.

En Mar del Plata, la marcha de la CTEP y Barrios de Pie fue reprimida duramente, con balas de goma, palos y gases, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires se montó un fuerte operativo policial para bloquear el paso por la Avenida 9 de Julio del Polo Obrero y el MST Teresa Vive, quienes realizaron luego un acto en Obelisco, con los reclamos planteados a la ministra Carolina Stanley y en defensa del derecho a protestar –recibiendo la solidaridad del Frente Popular Darío Santillán y de Gildo Onorato, de la CTEP. 

Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero, denunció ante las cámaras de televisión que “el gobierno sólo tiene para responder al reclamo social represión. No es casual que los ministerios que no se tocan sean los de Seguridad y Defensa. Arman un operativo represivo porque su política es antipopular y saben que va a generar una reacción popular, porque la crisis se agudiza y la situación en los barrios es alarmante”. Los alimentos –que componen un alto porcentaje del consumo de desocupados y precarizados- han subido incluso por encima de la inflación general, en un 50% y en ascenso. Ello mientras las patronales agrarias obtienen beneficios extraordinarios por la suba del dólar y los especuladores financieros con el cobro de la deuda usuraria.

 

En la jornada se expresó con fuerza el reclamo a la CGT de que adelante el paro convocado para un lejano 25 de septiembre; el Polo Obrero reclamó además que la medida sea de 36 horas y con un carácter activo, con piquetes y movilizaciones.

De manera más general, se debatió con un conjunto de organizaciones la necesidad de un plan de lucha en continuidad, que tendrá expresión el próximo miércoles 12, en la marcha convocada por gremios estatales, pero que –destacó Belliboni- “se tiene que expresar como sector en una enorme movilización con piquete hasta que el gobierno garantice el conjunto de las reivindicaciones. No se puede esperar hasta el paro del 25, ni mucho menos al 2019: la situación no se aguanta más”.

Compartir

Comentarios