fbnoscript
23 de julio de 2018

Ramallo: un primer triunfo popular en la lucha contra la depredación ambiental

Gracias a la movilización, se impidió la instalación de un puerto privado y de un proyecto inmobiliario-termal en costas de la ciudad.

Como fruto de una larga lucha de los pobladores de Ramallo, el Código de Ordenamiento Urbano y Territorial (COUT) –impulsado por el Ejecutivo municipal y votado en una escandalosa sesión del Concejo Deliberante- retornó a la Intendencia con modificaciones por parte de los organismos provinciales encargados de su homologación.


La negativa a la instalación de un puerto en “El Tonelero” –zona de gran valor histórico y ecológico-, así como al armado de un proyecto inmobiliario-termal en los lindes del arroyo Las Hermanas, constituye un primer triunfo de la población trabajadora de Ramallo, que protagonizó uno de los procesos de lucha más recordados de los últimos tiempos a nivel local -con movilizaciones, acampes y ocupaciones del Concejo Deliberante, impulsados por Unidos por la Vida y el Medio Ambiente (UPVA). 


Presentado como un código de ordenamiento –violatorio de leyes nacionales y provinciales, como la Ley de Bosques-, en verdad se trata de una resolución a medida de la apropiación capitalista de la costa ramallense, en favor del nefasto empresario Guillermo Misiano y otros. El puerto privado que se buscaba habilitar –ahora negado por provincia- se haría a imagen y semejanza de la Zona Franca santafesina, con la instalación de complejos de acopio de granos de alto poder contaminante.


Los intentos en este sentido comenzaron durante la administración anterior de Ariel Santalla (radical, hoy de Cambiemos), continuaron con la actual  de Mauro Poletti (La Cámpora/UC), y el Cout finalmente fue votado entre gallos y medianoche en una sesión del Concejo Deliberante de noviembre –en un acuerdo entre los distintos bloques del organismo. Se puso de manifiesto que, cuando se trata de negociados de esta magnitud, la “grieta” no existe.


Por más que el intendente Poletti intentó "perder" el dictamen adverso del Cout, por más que pretendió aparecer como  víctima de destrato en todos los medios, fue nuevamente la organización del pueblo en Upva la que lo hizo aparecer con las modificaciones. Las asambleas abiertas y charlas difundiendo la problemática, las movilizaciones y los 33 días de acampe frente a la municipalidad de Ramallo lograron imponer un triunfo contra grandes poderes económicos que vienen por el saqueo y la destrucción de la ciudad. 


Esto no termina aquí: este triunfo es un primer paso en contra de una maraña de negociados que pone en remate la costa ramallense, ya que el código estipula como nueva zona industrial el ancho de la costa del Paraná -con excepción del Tonelero y el arroyo Las Hermanas.


Vuelve a plantearse entonces la organización de los vecinos. Para triunfar vale redoblar la organización independiente y combativa de la población laboriosa.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios