fbnoscript
4 de abril de 2018

Ley de basura al cielo

Por Gonzalo (Agronomía)
de Agro

En el día de ayer (martes 3) comenzó en la Legislatura Porteña el debate por la reforma de la Ley de Basura Cero que rige en la ciudad, en un momento crítico en lo que hace a la disposición de residuos sólidos urbanos: en enero empezó a utilizarse la última celda disponible de relleno, y con las cifras actuales colapsaría en cinco años.

La reforma propuesta por el gobierno macrista, que ha incumplido sistemáticamente la normativa promulgada en 2006, busca justamente legalizar ese incumplimiento.

En el nuevo planteo gubernamental, se reincorpora la utilización de la incineración como método para la disposición final y el posterior destino de la ceniza en materiales de construcción, con el supuesto gancho de que la incineración se realizaría en calderas para la generación de energía.

El método, extendido en numerosos países, ha sido desalentado por diversos organismos, como por ejemplo la Comisión Europea: uno de los grandes riesgo que se corre con la incineración es la peligrosidad de los gases que se generan en la combustión, como dioxinas y furanos, que son altamente cancerígenos.

Por otro lado, esta propuesta echa por tierra todo el marketing que hace el gobierno sobre el reciclado, ya que en vez de ponerse en pie un sistema de separación en destino se lleva la basura al incinerador. Diferentes organizaciones de recicladores urbanos han salido a rechazar esta modificación.

Por último, el otro aspecto que se busca reformar son las metas para reducir la disposición final de materiales. El proyecto originar de 2005 estipulaba que para el 2017 se tendría que haber reducido en un 75% la disposición final. Lejos de eso, se ve un crecimiento de un 1% en  la cantidad de desechos que fueron al relleno Norte lll.

Desde el Partido Obrero rechazamos esta reforma a la ley de basura cero y proponemos una estatización inmediata del servicio de recolección de basura, así como la gestión y el control de la recolección y tratamiento de residuos por  parte de vecinos y trabajadores y profesionales ligados a las Ciencias Ambientales.

En esta nota:

Compartir

Comentarios