fbnoscript
21 de marzo de 2018

"Plan de guerra" y medio ambiente

Por Adrián Flores
Partido Obrero Córdoba

Si bien la naturaleza misma de la producción capitalista lleva a la degradación del ambiente y a la súper explotación de los recursos naturales, en el marco de la actual crisis esto se ve exacerbado y el capital busca, al igual que con las fuerzas de trabajo, la modificación de leyes para el restablecimiento de su tasa de ganancia, acentuando de tal modo su carácter predatorio.

La modificaciones de las leyes previsional, laboral, impositiva, de salud y educación son las más conocidas, pero el plan de guerra de Macri también avanza sobre un conjunto de leyes ambientales que regulan la explotación de los recursos naturales y el uso del suelo en nuestro país. El ministro Bergman había fijado la posición del gobierno cuando dijo que muchas de las leyes ambientales en nuestro país eran “correctas pero utópicas”. Con esto, el ministro otorga un salvoconducto a quienes de manera sistemática vienen violando leyes como la de ´presupuestos mínimos´, que establece las zonas de máxima conservación (bosques, selvas, humedales, etc), y es arrasada por los fondos de inversión sojeros y ganaderos. Del mismo modo, la ley de glaciares es violada de manera sistemática por las mineras. El ministro Bergman, en lugar de sancionar a quienes violan las leyes ambientales y establecer un plan de remediación del daño ambiental provocado, sale a amparar estas prácticas.

El paquete de modificaciones que el gobierno ha lanzado incluye la ley nacional de presupuestos mínimos, ley de semillas, ley de glaciares, norma para la aplicación de agrotóxicos y un nuevo ´acuerdo minero´.

Con estas modificaciones, el capital apuesta a la obtención de mayores y rápidos beneficios a costa del saqueo, la depredación del ambiente y la contaminación. Es así que los grupos agroindustriales podrán avanzar ahora de manera ´legal´ sobre lo poco que queda de bosque y selva en nuestro país. Argentina se encuentra entre los países más deforestados del planeta y sus consecuencias están a la vista: inundaciones y crisis hídricas son apenas una parte del resultado del avance de la frontera agropecuaria

Con la modificación de la ley de semillas no sólo esperan que la parte del león de la renta agraria se lo queden un puñado de multinacionales como Monsanto, Sigenta, Dupont y Baf, sino que se profundizará la comercialización de paquetes de semillas con agro veneno, con las consecuencias para la salud que han quedado expuestas con la contaminación de gran parte de los reservorios de agua del país y la extensión de los casos de cáncer en Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe.

Los intereses mineros persiguen dos modificaciones estratégicas. Una, la modificación de la ley de glaciares, de manera de avanzar en la explotación de zonas y regiones que ésta impide. Por otro lado, el nuevo acuerdo minero desarrolla una presión de tipo extorsiva contra las provincias, que tienen algunas limitaciones a la explotación minera, como es el caso de Chubut. En Chubut están en carpeta 130 proyectos mineros de empresas de todo el mundo. Entre ellos, el proyecto “Navidad”, de la Pan American Silver. “El Presidente de la Nación, Mauricio Macri se reunió con empresarios mineros, muchos de los cuales confirmaron su participación en un megaemprendimiento que extraerá plata en la meseta chubutense llamado Proyecto Navidad, se trataría del mayor yacimiento de plata del mundo” (ver “Proyecto Navidad: la mina a cielo abierto que quieren hacer en Chubut”, en elfederal.com.ar). Este controvertido proyecto tendría que pasar por encima de la ley provincial, ya que en Chubut está prohibida la minería a cielo abierto. Lo que persigue el nuevo acuerdo minero es pasar por encima de las leyes provinciales allí donde fuere necesario.

Esto es sólo un pantallazo de lo que puede significar la modificación de estas leyes. El plan de guerra de Macri y los gobernadores no sólo hundirá aún más a los trabajadores en la miseria sino que además dará rienda suelta al saqueo de nuestros recursos naturales, a la devastación ambiental y contaminación.

El movimiento ambiental debe establecer un frente único con la clase obrera para organizar una respuesta al plan de guerra del gobierno contra los trabajadores y el ambiente. Organicemos en cada barrio y ciudad afectados asambleas para enfrentar este ataque.

Abajo el plan de guerra de Macri.

Por la nacionalización de los recursos naturales bajo gestión obrera.

Por la nacionalización de la producción de semillas y su utilización con total libertad.

En esta nota:

Compartir

Comentarios