fbnoscript
14 de marzo de 2018

En la audiencia por la contaminación del Riachuelo, le negaron la entrada a los afectados

Fue convocada por la Corte Suprema. La única respuesta al centenar de vecinos movilizados fueron los golpes de los policías.
Por Sofía L.

El miércoles 14 de marzo a las 10 hs se llevó a cabo, en la Sala de Audiencias de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, una audiencia pública en el marco de la causa por la contaminación del Riachuelo. Los magistrados citaron a las autoridades de Acumar, el Estado Nacional, la provincia de Buenos Aires, la Ciudad y la Auditoría General de la Nación para que expongan sobre el avance de la ejecución de la sentencia definitiva que ordena la recomposición del daño ambiental en la cuenca Matanza-Riachuelo.

En la audiencia, supuestamente “pública”, se le negó la voz a los afectados por la contaminación. 

Frente a ello, más de 100 vecinos se movilizaron allí al grito de “Lorenzetti, Lorenzetti, no te lo decimos más, si no entran los vecinos, que quilombo se va a armar” y “es nuestro futuro déjennos pasar”. Movilizaron los barrios de la Villa 21-24, de Villa Pueblito, de Lamadrid, de Villa 26, de Villa Magaldi, del Complejo Padre Mujica y del Complejo San Francisco, con carteles y pancartas denunciando la responsabilidad del Estado por las condiciones en las que se encuentran –tanto los problemas de salud a causa de la contaminación como las carencias de agua, de luz y de techo. Hace 10 años la CSJN falló para que los “afectados” sean relocalizados, y al día de hoy son muy pocas las relocalizaciones que se realizaron, en pésimas condiciones.

Adentro, la audiencia seguía su curso, y lo único que recibieron los vecinos de respuesta fueron golpes de los policías que custodiaban la entrada a la sala. 


Desde el Partido Obrero acompañamos esta lucha organizando a los vecinos de San Blas de la Villa 21-24 –el próximo barrio a ser relocalizado–, mediante asambleas y llevando adelante planes de lucha y movilización. Entendemos que esta es la única salida a los atropellos por parte del Estado, que debiera dar una solución real al problema de la vivienda. 
¡Vamos por la urbanización real de las villas y por viviendas dignas en ambientes saludables para todos!

En esta nota:

Compartir

Comentarios