fbnoscript
29 de noviembre de 2019

Segunda absolución para Milani, reforzamiento de la impunidad

El Tribunal Oral Federal de Tucumán absolvió esta tarde al ex jefe del Ejército César Milani, quien estaba acusado de  “encubrimiento en concurso ideal con falsedad ideológica” por la confección de un acta de deserción trucha que encubría la desaparición del conscripto Alberto Ledo, en 1976, en esa provincia. Milani era subteniente cuando se produjeron los hechos. En tanto, el ex capitán Esteban Sanguinetti, responsable de la desaparición, fue condenado a 14 años de prisión, pero domiciliaria.

Se trata del segundo fallo que beneficia a Milani, tras su reciente absolución en la causa que lo juzgaba por su participación en el secuestro y torturas sufridos por Pedro Olivera y su hijo Ramón en La Rioja.

Con estos fallos se refuerza la impunidad de los genocidas, en momentos en que se renueva la ofensiva mediática y derechista por la prisión domiciliaria de los militares detenidos.

Tanto la querella como la fiscalía habían solicitado una pena de 6 años de prisión para Milani y de prisión perpetua para Sanguinetti.

Milani fue ungido como jefe del Ejército por la entonces presidenta Cristina Kirchner como parte de una política tendiente a reintroducir a las fuerzas armadas en tareas de seguridad interior. Esta orientación fue continuada por el macrismo, que además impulsó el fallo de 2x1 a los genocidas.

Este cuadro de encubrimiento explica la altivez de Milani durante el proceso judicial, quien intentó desacreditar a las víctimas e inclusive caracterizó la denuncia como parte de una campaña de “sectores neoliberales y conservadores” (La Nación, 28/11) contra él y el gobierno anterior, como si fuera una especie de militar patriótico. Lo cierto es que Milani ya tenía denuncias en su contra desde 1979, cuando Alfredo Olivera lo denunció por apremios ilegales.

 

Milani llegó al banquillo de los acusados como resultado de la tenacidad de la lucha de sobrevivientes, familiares y organismos de Derechos Humanos independiente del Estado.

Transitando ese camino, lograremos vencer la impunidad. Juicio y castigo. Cárcel común a los genocidas. Fue genocidio. Apertura de los archivos.

 

 

Compartir

Comentarios