fbnoscript
20 de septiembre de 2018

Reclamamos el esclarecimiento de la muerte de Silverio Enriquez, dirigente wichí

En el día de ayer, apareció, a la vera de un camino rural de Miraflores (Chaco), el cuerpo del dirigente wichí Silverio Enríquez. Había desaparecido hacía siete días, lo que fue denunciado por las organizaciones campesinas e indígenas de Miraflores. Sus compañeros y la comunidad lo estaban buscando intensamente.

La muerte de Silverio se produce en el contexto de un  fuerte movimiento de recuperación de tierras por parte de las comunidades originarias del Chaco, que comenzó a principios de año y luego se fue extendiendo. Se trata de territorios que han sido vendidos en forma ilegal a privados desde la década del '90; el Chaco vivió un proceso intenso de remate de sus tierras fiscales desde entonces, que golpeó duramente a campesinos y originarios favoreciendo una enorme concentración de la propiedad.

En el período reciente, la creciente organización de los pueblos originarios y el avance de la recuperación de territorios vienen generando reacciones en el pueblo. Las tomas enfrentan a la justicia que busca avanzar en desalojos, instigada por los supuestos propietarios de las tierras. Bajo la presión de una enorme movilización indígena por la tierra, el Gobierno ha conformado una "mesa interministerial" para "mediar" en la situación.

En un comunicado, la Federación Nacional Campesina denunció también las condiciones de miseria extrema de las comunidades y particularmente de Silverio, a quien le habían dado de baja su plan por tener una moto a su nombre, pese a que sostenía una familia numerosa.

La policía se apresta a cerrar rápidamente la muerte como "muerte natural". Contra esto, planteamos una investigación a fondo de las responsabilidades por el hecho. En ocasión de la muerte del dirigente indígena Mártires López, la Justicia esquivó siempre una investigación del caso, buscando cerrar en varias ocasiones la causa, a pesar de que el intento de hacer pasar su muerte por un accidente se contradice en forma burda con las pruebas y la autopsia.

Las responsabilidades de Estado por la situación que atraviesan las comunidades indígenas de Miraflores están a la vista.

En esta nota:

Compartir

Comentarios