fbnoscript
28 de agosto de 2018

El Papa Francisco contra la comunidad LBGTI+

Las últimas declaraciones del Papa Francisco el pasado 26 de agosto, luego de su visita a Irlanda, que generó la reacción y el repudio de organizaciones LGBTI+ a nivel internacional, dibuja de cuerpo entero el carácter retrógrado y de usina de odio hacia la comunidad de la diversidad sexual, que no resulta extraño a los sectores que luchamos por las reivindicaciones de nuestra comunidad. El llamado del Papa a tratar a la “homosexualidad” como una patología y plantear su tratamiento en términos psiquiátricos en la infancia, no solo es una declaración de guerra contra el conjunto del colectivo LGBTI+, sino también una herramienta que busca desviar el eje del problema.

La iglesia a nivel mundial sufre una crisis tremenda por el escándalo de los abusos, que vienen saliendo a la luz hace décadas, y produjo un rechazo a nivel internacional con las recientes denuncias en Chile, Alemania, EEUU e Irlanda, situación que no es ajena en Argentina con la fundación “Felices los Niños” del Padre Grassi y los abusos en el Instituto Próvolo; donde niñas y niños sordos eran abusados sistemáticamente en la provincia de Mendoza por parte de la curia. 

En Chile se encuentran involucrados y denunciados 80 clérigos, en Australia hay contabilizadas 4.440 víctimas que involucran a 1.880 curas. En Estados Unidos las cifras van en aumento y han acentuado las internas del clero, como lo muestra la carta del exnuncio Carlo Vigano, que reclama la renuncia del Papa Francisco y lo acusa de estar al tanto y no hacer nada frente a las acusaciones de abuso que pesan contra el cardenal norteamericano Theodore McCarrick. 

La supuesta lucha por depurar a la iglesia de los pederastas es pura demagogia, ya que los obispos “no están obligados” a denunciar los casos de abuso en la nueva guía del Vaticano (BBC.com, febrero 2.017). 

Fuera la iglesia de nuestros cuerpos

Las declaraciones del Papa no solo merecen el repudio de la sociedad en general, por promover el odio a la diversidad sexual y de género, sino también por querer ocultar con esta campaña el pus que brota de toda la institución. Estas declaraciones van en consonancia con su rechazo a que se implemente la Educación Sexual Integral (ESI), y su política más general de intromisión en las políticas del estado y educativas. Consecuentemente se opuso en su momento al Matrimonio Igualitario y a la Ley de Identidad de género. La comunidad LGBTI+ no es el único “enemigo” al que apunta sus dardos; en la reciente campaña por la legalización del aborto en nuestro país, puso en movimiento el aparato, el dinero y a sus voceros políticos para evitar su aprobación, frenando así el derecho de las mujeres de decidir sobre sus propios cuerpos y condenando a miles a morir victimas del negocio de los abortos clandestinos. Si bien la posición de los sectores y organizaciones LGBTI+ respecto a este tema no es homogénea, hay que resaltar que es parte de una política general de sometimiento de los cuerpos bajo la heteronormatividad, y de defensa la estructura de opresión y desigualdad de una sociedad capitalista, donde las disidencias sexuales hemos avanzado en conquistas importantes, fruto de una larga historia de luchas, pero lejos estamos de haber avanzado en una igualdad real.

¡Separación de la Iglesia del Estado YA!

La gira del Papa cumple por un lado con la necesidad de hacer las veces de bombero frente a las denuncias contra los curas abusadores; y por el otro desviar la mirada de la población que enfrenta una tremenda crisis política y social, promoviendo el odio que se plasman en los ataques y crímenes que ya ocurren contra la comunidad LGBTI+, como son los transfemicidios y los crímenes que tienen como víctimas al resto de nuestra comunidad.

Frente a esto debemos reforzar la lucha por la separación efectiva de la Iglesia del Estado, principalmente en la educación; por la implementación de la ESI y para llevar adelante una campaña por las luchas de nuestra comunidad que tiene como eje central el reclamo de cupo Laboral Trans. Para los que venimos luchando contra la opresión en todas sus formas, es necesario clarificar el rol de la iglesia como freno a todo avance en términos sociales y su rechazo a toda forma de libertad. Llamamos a repudiar las declaraciones del Papa Francisco y a redoblar la lucha por nuestros reclamos.

Separación inmediata de la iglesia del Estado.

Cárcel común y efectiva a los curas abusadores.

Educación Sexual Integral, laica y científica.

Basta de HomolesbotransOdio!
 

Compartir

Comentarios