fbnoscript
9 de junio de 2018

13J: Por qué el movimiento LGBTI debe ir al Congreso

Por Sofía T.

Luego de la inmensa lucha popular que tiñó el país de verde en estos últimos días llega el momento de la votación del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, y como era de esperarse, crecieron las maniobras reaccionarias por parte de la Iglesia y los sectores más conservadores contra la aprobación de la ley del aborto. 

Al día de hoy, no están los votos necesarios para acceder a la media sanción que millones esperan que se apruebe, las mujeres, disidencias y la juventud particularmente, porque el voto de los diputados está supeditado al escandaloso poder que detenta la Iglesia Católica.

Como bien se ha demostrado en el último tiempo, el derecho al aborto legal, seguro y gratuito es un derecho que solo puede ser impulsado y arrancado por la movilización popular y la organización de la juventud y los trabajadores. Tenemos que ser conscientes de que en este contexto es indispensable redoblar la convocatoria para el 13J.

Desde la Agrupación 1969 llamamos a movilizarnos ese día, entendiendo la necesidad de que el activismo de disidencias se pronuncie, en conjunto con el movimiento de mujeres, a favor del proyecto. Necesitamos más que nunca un movimiento independiente del Estado y de todos los gobiernos, que salga a la calle por la conquista de sus derechos.

¿Por qué es necesario el aborto legal, seguro y gratuito para la comunidad LGBT?

Como elemento principal, es fundamental clarificar que los sectores que se oponen a la legalización, son los mismos que trataron –y tratan- de impedir la conquista de todos nuestros derechos y reivindicaciones, como lo fueron la ley de matrimonio igualitario o la ley de identidad de género, y lo es hoy en día la de cupo laboral travesti-trans. Aquellos que representan la voz de la Iglesia en el Congreso, pertenecen a los partidos políticos que vienen gobernando todos estos últimos años, garantizando y reproduciendo la violencia y la opresión hacia nuestra comunidad.

A su vez, el derecho al aborto legal, seguro y gratuito nos atraviesa como disidencias dado que su prohibición no solo se trata de un control hacia el género femenino, sino más bien hacia todos los cuerpos gestantes. El Estado nos trata como incubadoras, y no solo no nos permite a aquellas personas que poseemos útero ejercer libremente la decisión de ser madres o no, sino que también nos coarta la libertad de elección de ser o no ser mujeres.

Tanto es así, que no es casual que paralelamente (y en conjunto) se esté llevando a cabo la lucha por la absolución para Joe Lemoge; a quien el Estado busca adoctrinar con una sentencia de 5 años por defenderse de un ataque violento por su identidad de género. Para la justicia entrerriana se ve que es inviable el hecho de que una persona con útero decida auto-percibirse como una masculinidad, y lo dejó bien en claro cuando en todo momento se refirió a Joe con pronombres femeninos y utilizando su nombre de nacimiento –no así con el que él se identifica. En este sentido caracterizamos que dicha sentencia es un claro posicionamiento por parte del Estado en contra de la libertad de los cuerpos gestantes.

Por eso llamamos al movimiento LGBT a sumarse a la convocatoria de movilización del día 13 de junio. Es necesario que nos hagamos presentes para arrancar este derecho; organizados en un movimiento independiente de todos los gobiernos, que busque una real separación de la Iglesia y del Estado, y que luche en conjunto con la clase trabajadora.

 

Seguí leyendo - Alerta: el aborto legal, en peligro
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios