fbnoscript
27 de octubre de 2018

La gran lucha de los estudiantes universitarios en Colombia

El paro de los estudiantes universitarios por aumento presupuestario que comenzó el 11 de octubre abarca ya a 26 universidades públicas nacionales, o sea la inmensa mayoría de los liceos universitarios del país. Como parte del proceso de lucha, el 10 de octubre se realizó una histórica jornada de movilizaciones que habría reunido a más de 500 mil personas en todo el país (El Espectador, 24/10).

La debacle de la universidad pública colombiana es tan pronunciada que el movimiento contó inicialmente con el guiño de los rectores. Ocurre que el presupuesto educativo en Colombia se ajusta por el Indice de Precios al Consumidor, o sea por inflación, con lo cual se fue deteriorando al calor del crecimiento de la matrícula. “Los ingresos por estudiante se derrumbaron y las universidades entraron en cuidados intensivos a nivel financiero”, dice la revista Semana (10/10).

El gobierno del uribista Iván Duque arribó ayer a un acuerdo con los rectores para incrementar el presupuesto educativo, añadiendo tres puntos porcentuales a lo que surja del IPC para 2019. Pero es apenas un paliativo para las enormes necesidades salariales, de funcionamiento e infraestructura que arrastra el sector.

Los estudiantes iban a desarrollar asambleas para considerar los anuncios del gobierno, pero por lo pronto se mantiene el cese de actividades y la convocatoria a movilizaciones para el 31. Esta semana fracasó también una reunión de negociación con las federaciones estudiantiles (Unees, Acrees, Fenares) a la que el gobierno no envió funcionarios de peso.

A la lucha de los estudiantes universitarios se suma la lucha de los docentes nucleados en la Fecode (Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación), que pararon y se movilizaron el 23 ante el incumplimiento de los acuerdos sellados con el gobierno de Juan Manuel Santos en 2017, que pusieron fin a una huelga de 37 días. Los maestros denuncian el pésimo estado del servicio de salud y el hacinamiento en las aulas, entre otros puntos. Han logrado, de momento, que el gobierno desista de presentar en el parlamento un proyecto “que afectaba la financiación pública y perjudicaba la carrera docente”, según las fuentes gremiales (El Tiempo, 24/10).

La lucha del sector educativo es la primera gran pulseada de las masas contra el gobierno reaccionario de Iván Duque.

En esta nota:

Compartir

Comentarios