fbnoscript
12 de marzo de 2019

La ´censura celeste´ del gobierno: quiere quitar una “Virgen Abortera” de una muestra artística

Hablamos con Kekena Corvalán, la curadora de la exposición “Para todes, tode”.

“A mí me ofende que violen a una niña de 11 años y la obliguen a parir, tanto como a los evangélicos y católicos que se metan con la virgen. Lo que hay que enfrentar es que el Estado tome partido por ellos, y ejerza un acto de censura, trayendo lo más nefasto del pasado al presente”.

Con esas palabras Kekena Corvalán, curadora de la muestra Para Todes, Tode que se exhibe en el Centro Cultural Haroldo Conti, sintetiza para Prensa Obrera la ofensiva oficialista para que se quite de allí la Virgen Abortera, una escultura de la artista Coolpa que representa a la figura bíblica con el pañuelo verde, y ya anduvo circulando por el Encuentro Nacional de Mujeres.

Tras la inauguración de la muestra el sábado 9 y las primeras quejas de los sectores “celestes”, el gobierno comenzó el ataque al día siguiente: desde la cuenta oficial de Twitter de la Secretaría de Derechos Humanos, afirmó en una serie de mensajes que “no avalamos agravios ni ofensas que puedan afectar a instituciones o colectivos de personas y sus valores religiosos” y que “no compartimos algunas manifestaciones y fuimos sorprendidos en nuestra buena fe, al disponer un espacio de un centro cultural público para la exposición de una muestra que contiene elementos ofensivos no informados previamente. Caso contrario, hubiésemos objetado su exhibición”.

“Al día siguiente –nos cuenta Corvalán– me llama el director del Conti para pedirme que la saque, y le digo que bajo ningún punto de vista, que no voy a ceder a un acto de censura. Me dice entonces que la corra de lugar [ahora está en la librería]. Yo solo la corro si me piden los trabajadores del Conti”. Para ella la presencia de la obra es clave, ya que “en una muestra sobre los derechos y posibilidades de mujeres, no binaries, lesbianas, trans, travestis, el tema del aborto es central”.

En todo este episodio, el intento de censura se cruza con las políticas de ajuste. La curadora fue convocada a armar la muestra por las y los trabajadores del Conti, que están en lucha contra el desfinanciamiento que vive el centro cultural (debe 80% de los pagos por honorarios a artistas que se presentaron en 2018, casi 4 millones de pesos, según un comunicado de los delegados). “La vieja manera de vaciar, no les dan presupuesto, no tienen nada para hacer, y después con eso justifican los despidos”, señala Corvalán. La gestión responsable de este cuadro ahora lo utiliza como una extorsión: amenaza a las y los trabajadores, que tienen la concesión de la librería, con quitársela si no sacan de allí la Virgen Abortera.

La acción de la Iglesia y el Estado contra expresiones culturales disidentes registra antecedentes. En julio del año pasado, Lisandro Rodríguez estrenó en el Festival de Teatro de Rafaela Dios, que contaba con su propia virgen de pañuelo verde y parodias de una misa, recibiendo un raid mediático de ataques por parte del arzobispo local, concejales y el propio intendente del PJ, declarado antiabortista. Seguían los pasos del papa Bergoglio, que en 2004, siendo arzobispo de Buenos Aires, lanzó una campaña de censura contra una retrospectiva del artista plástico León Ferrari, que incluía la icónica La civilización occidental y cristiana (un gran Jesús crucificado sobe un avión de combate estadounidense) y varias obras que denunciaban la complicidad la complicidad de la Iglesia con el nazismo y la dictadura militar. Hubo comunicados del futuro Francisco denunciando “blasfemia”, oraciones colectivas en Plaza de Mayo y una patota que fue a romper las obras de arte.

Corvalán convocó a todo el mundo a asistir a la muestra, que reseña orgullosa como “un punto de inflexión: hemos logrado romper lo que la frase “artistas mujeres” encierra, porque la abrimos a todas las identidades, no binaries, trans y travestis, algo muy importante en el contexto de los debates actuales. Y a su vez, cuenta con una gran presencia federal”.

Se plantea una defensa a ultranza de la exhibición de la obra y de la libertad de expresión, contra los aprietes del Estado y los sectores clericales.

La muestra colectiva “Para todes, tode - Plan de Lucha” puede verse en el Centro Cultural de la Memoria “Haroldo Conti” (Av Del Libertador 8151) de martes a domingo, de 11 a 21. Entrada gratuita.

 

Compartir

Comentarios